HIPERTENSIÓN EN GESTANTES

Uno de los principales problemas de las gestantes es la hipertensión, que se presenta cuando la presión arterial se eleva demasiado. Expertos señalan que hasta el ocho por ciento de las mujeres en el mundo padecen hipertensión durante el embarazo.

Existen diferentes tipos de hipertensión que afectan a las mujeres embarazadas. Muchos de ellos se inician antes del periodo del embarazo y otros durante el proceso, lo que puede originar complicaciones tanto para la madre como para el bebé, pero pueden ser controlados si se tratan a tiempo.

¿Cómo se mide la presión arterial?
Cada vez que una gestante acude a su control prenatal, se le mide la presión arterial colocándole un brazalete inflable alrededor de la parte superior del brazo. La presión arterial se mide mientras el corazón se contrae (presión sistólica) y mientras el corazón se encuentra relajado entre contracciones (presión diastólica). Este procedimiento puede repetirse varias veces debido a que la presión puede subir o bajar durante el día.

¿Qué tipos de hipertensión se producen durante el embarazo?
Existen cuatro tipos principales de hipertensión durante el embarazo:
• Preeclampsia. Reviste de mucha seriedad ya que se caracteriza por una alta presión arterial y la presencia de proteínas en la orina. Por lo general, se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto.

• Hipertensión gestacional. Este tipo de hipertensión se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto. Aunque las mujeres con hipertensión gestacional no tienen proteínas en la orina, algunas de ellas desarrollan preeclampsia en una etapa posterior del embarazo.

• Hipertensión crónica. Así se denomina a la presión arterial alta diagnosticada antes del embarazo o antes de las 20 semanas de embarazo. Este tipo de hipertensión no desaparece después del parto.

• Hipertensión crónica con preeclampsia. Aproximadamente el 25 por ciento de las mujeres con hipertensión crónica también desarrolla preeclampsia.

¿Cuáles son los síntomas de preeclampsia y otros tipos de hipertensión?
Según los expertos, la mayoría de las mujeres embarazadas con preeclampsia leve y otros tipos de hipertensión no presentan síntomas y para poder detectar estos casos, en los establecimientos de salud se le mide la presión a las gestantes así como le practican un análisis de orina para detectar la presencia de proteínas en cada control prenatal.
Los casos más graves de preeclampsia pueden ir acompañados de:

• Dolores fuertes de cabeza

• Problemas en la vista (visión borrosa, destellos, sensibilidad a la luz)

• Dolor en la región superior derecha del abdomen

• Aumento súbito de peso (5 libras o más en una semana) con retención de líquidos en las piernas e hinchazón de la cara.

En caso de que presenten en estos síntomas, las gestantes deben acudir de inmediato al establecimiento de salud más cercano a su domicilio a fin de evitar complicaciones en la salud de la embarazada.

¿Qué riesgos conllevan la preeclampsia y otros tipos de hipertensión para las mujeres embarazadas y el feto?
Si la preeclampsia grave no se trata a tiempo, puede dañar los riñones, el hígado y el cerebro de la mujer. Todos los tipos de hipertensión aumentan el riesgo de complicaciones durante el embarazo, produciendo el nacimiento de niños con bajo peso, parto prematuro, desprendimiento de la placenta, nacimiento sin vida y muerte del recién nacido.