PRESENTACIÓN

El consumo de tabaco provoca una tasa de mortalidad mayor que el uso del alcohol y las drogas ilegales. En el 2000, el tabaco causó la muerte de casi 5 millones de personas en el mundo y en el Perú son alrededor de 10 mil fallecidos al año debido a enfermedades causadas por el humo de tabaco.

El cigarrillo contiene más de 4,700 sustancias químicas y varias de ellas son cancerígenas. Una de ellas es la nicotina, la cual es de 6 a 8 veces más adictiva que el alcohol y puede generar una dependencia más fuerte que la heroína.

Según proyecciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para el 2030 el tabaco será la causa principal de muerte y discapacidad en todo el mundo, con más de 10 millones de víctimas mortales al año.

Frente a esta problemática sanitaria se suscribió en el año 2003 el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco. Este pacto histórico firmado por los estados miembros de la OMS, entre ellos el Perú, representa el primer acuerdo mundial sobre salud pública y el primer instrumento jurídico diseñado para reducir las muertes y enfermedades relacionadas con el tabaco a nivel mundial.

En nuestro país, la normatividad vigente se sustenta en la Ley N° 29517, la cual modifica la Ley N° 28705 "Ley General para la Prevención y Control de los Riesgos del Consumo del Tabaco". Este dispositivo legal prohíbe la venta de cigarrillos a menores de 18 años y la venta de paquetes de cigarrillos que contengan menos de 10 unidades.

Por su parte, El Ministerio de Salud viene coordinando con los gobiernos locales e instituciones públicas y privadas las acciones necesarias para el cumplimiento de la Ley N° 29517, a fin de proteger de la exposición al humo de tabaco a la población y enfatizar las advertencias sobre el daño a la salud que produce el fumar.

En el marco de la celebración del Día Mundial Sin Tabaco, el próximo 31 de mayo, se busca promover Ambientes libres de humo de tabaco, y para este propósito se trabajará con las autoridades locales, comunidad educativa y universitaria, profesionales de salud, organizaciones públicas y privadas y la población en general.