Facebook Twitter Youtube

¿Preguntas frecuentes?

¿Qué es la enfermedad por el virus del Ébola?

La enfermedad por el virus del Ébola (denominada anteriormente fiebre hemorrágica del Ébola) es una enfermedad infecciosa, cuya tasa de letalidad puede llegar al 90%. La enfermedad afecta a personas y algunos animales (monos, gorilas y chimpancés). Las infecciones de la enfermedad por el virus del Ébola solamente pueden confirmarse mediante pruebas de laboratorio. Estas pruebas deben realizarse en condiciones de máxima seguridad.

¿Cuál es el origen?

El origen de un brote es desconocido, como ha ocurrido en todos los casos anteriores, pero se sabe que el virus Ébola está relacionado con el contacto con animales infectados, vivos o muertos.

¿Cómo se transmite el virus del Ébola?

El virus del Ébola se transmite al tener contacto directo con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales o personas infectadas. En África se han presentado casos a causa de la manipulación de chimpancés, gorilas, murciélagos, monos, antílopes y puercoespines encontrados muertos o enfermos en la selva. También puede transmitirse a través de las heridas y mucosas de una persona sana en contacto con entornos contaminados (ropa sucia u otros utensilios) de los pacientes con el virus del Ébola.

¿Quiénes están expuestos a un mayor riesgo de contagio?

Durante un brote, quienes tienen mayor riesgo de contagio son:

  • El personal de salud
  • Personas que hayan tenido contacto directo con personas infectadas y/o el cuerpo de fallecidos por la enfermedad
  • Personas que hayan tenido contacto con animales muertos encontrados en la selva de los países con transmisión.

¿Cuáles son los síntomas del Ébola?

La enfermedad se manifiesta con fiebre, debilidad intensa, dolores musculares, de cabeza y de garganta; seguida de vómitos y diarrea que causan deshidratación; erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas.

¿Cuándo se debe buscar atención médica?

Ante cualquier de los síntomas, uno debe ir de inmediato al establecimiento de salud más cercano. Asimismo, inmediatamente después de haber estado en una zona afectada por la enfermedad, y/o haya tenido contacto directo con una persona infectada, o con probabilidad de serlo.

¿En qué consiste el tratamiento?

En la actualidad no hay ningún tratamiento específico que cure la enfermedad, ni se cuenta con vacuna autorizada. Para combatir la enfermedad, ante la deshidratación de los pacientes, se recurre a sueros intravenosos o rehidratación por vía oral con soluciones que contengan electrólitos.

¿Cómo se previene la enfermedad?

  • Reducir el contacto con animales silvestres (murciélagos, monos o simios) en las zonas de la selva de los países afectados.
  • Protegerse con guantes y equipo protector como mascarillas, anteojos, o caretas protectoras para atender a una persona enferma, asimismo lavarse las manos con frecuencia.
  • Manipular los cadáveres utilizando equipo protector como batas, guantes, mascarillas y anteojos, o caretas protectoras. Sepultarlos de inmediato.
  • En caso se sepa de una persona presuntamente infectada, notificar de inmediato a personal de salud. Asimismo, aislar al afectado.

¿Es seguro viajar durante un brote?

El riesgo de infección para los viajeros es bajo puesto que la transmisión de persona a persona se deriva del contacto directo con los líquidos o secreciones corporales de un paciente infectado. Las personas que hayan estado en zonas con casos recientemente notificados deben solicitar atención médica al primer signo de la enfermedad.

¿Podría presentarse casos de ébola en el Perú?

El riesgo es bajo. La probabilidad de que en el Perú se presenten casos importados, está asociada al ingreso de personas infectadas provenientes de los países con transmisión, y que puedan eventualmente desarrollar la enfermedad en el país; por ello, los servicios de salud, y en especial, los hospitales nacionales y los localizados en áreas de alto flujo turístico, deberán tomar las medidas de protección para la atención de casos compatibles por el riesgo de transmisión de persona a persona.