Presentación

El ejercicio físico mejora la función mental, la autonomía, la memoria, la rapidez, la sensación de bienestar y produce estabilidad en la personalidad caracterizada por el optimismo, la euforia y la flexibilidad mental.

La práctica física demanda mayor gasto energético que las actividades cotidianas y es diferente en cada una de las etapas de la vida.

La inactividad física, el consumo excesivo o constante de alcohol, la exposición al humo de tabaco y la inadecuada alimentación de la población, son factores de riesgo que, por separado y más aún de manera conjunta, aumentan la probabilidad de desarrollar alguna enfermedad cardiovascular, cualquier tipo de neoplasia (cáncer) o una discapacidad en sus funciones, con el consecuente deterioro de su calidad de vida y las implicancias económicas y sociales que representan.

En este contexto, el Ministerio de Salud, desarrolla esfuerzos para normar, orientar y conducir iniciativas organizadas y efectivas que promuevan la adopción de comportamientos saludables en la población a través de acciones de promoción de estilos de vida saludables, en especial la práctica de actividad física.

¿Por qué es importante realizar actividad física?

La actividad física contribuye al bienestar, aumenta la confianza, mejora tu rendimiento laboral y te mantiene en estado de alerta para realizar de manera óptima tus actividades cotidianas.

Otra ventaja de la actividad física es que disminuye el riesgo de padecer enfermedades del corazón, diabetes mellitus, cáncer y osteoporosis.