ABBOTT LABORATORIOS S.A.
Lima - Perú
Av. Brasil 2730, Pueblo Libre
Tel: 219-3300
Fax: 461-1916
www.abbott.com.pe


KLARICID 250 mg y 500 mg
Tabletas recubiertas

CLARITROMICINA


COMPOSICIÓN
Cada TABLETA de 250 mg contiene:
Claritromicina 250 mg
Excipientes c.s.

Cada TABLETA de 500 mg contiene:
Claritromicina 500 mg
Excipientes c.s.

Claritromicina es un antibiótico macrólido semisintético obtenido por la sustitución del grupo hidróxilo de la posición 6 por un grupo CH3O en el anillo lactónico de la eritromicina. La claritromicina es específicamente 6-0-metil eritromicina A. Es un polvo blanco, amargo, prácticamente inodoro, es esencialmente insoluble en agua y ligeramente soluble en etanol, metanol, y acetonitrilo. Su peso molecular es 747,96.

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS
FARMACOLOGÍA CLÍNICA

Microbiología: Claritromicina ejerce su acción antibacteriana mediante la unión a las subunidades ribosomales 50S de las bacterias susceptibles y la inhibición de la síntesis proteica.
La claritromicina ha demostrado una actividad excelente in vitro contra cepas estándar de bacterias y de aislados clínicos. Es sumamente potente contra una gran variedad de organismos aeróbicos y anaeróbicos grampositivos y gramnegativos. La concentración inhibitoria mínima (CIM) de la claritromicina es generalmente de una dilución de un log2 más potente que la CIM de la eritromicina.
Los datos in vitro también indican que la claritromicina tiene excelente actividad contra Legionella pneumophila y Mycoplasma pneumoniae. Es bactericida para Helicobacter pylori; esta actividad de la claritromicina es mayor a pH neutro que a pH ácido. Los datos in vitro e in vivo muestran que este antibiótico tiene actividad clínicamente significativa contra las especies Micobacterium. Los datos in vitro indican que las enterobacteriaceas, especies de pseudomonas y otros bacilos gramnegativos no fermentadores de lactosa no son sensibles a la claritromicina.
La claritromicina ha demostrado ser efectiva contra la mayoría de las cepas de los siguientes microorganismos, tanto in vivo, in vitro y en infecciones clínicas (ver Indicaciones).
• Microorganismos aerobios grampositivos
– Staphylococcus aureus
– Streptococcus pneumoniae
– Streptococcus pyogenes
– Listeria monocytogenes
• Microorganismos aerobios gramnegativos
– Haemophilus influenzae
– Haemophilus parainfluenzae
– Moraxella catarrhalis
– Neisseria gonorrhoeae
– Legionella pneumophila
• Otros microorganismos
– Mycoplasma pneumoniae
– Chlamydia pneumoniae (TWAR)
• Micobacterias
– Mycobacterium leprae
– Mycobacterium kansaii
– Mycobacterium chelonae
– Mycobacterium fortuitum
– Complejo Mycobacterium avium (CMA) que comprende: Mycobacterium avium y Mycobacterium intracellulare.
La producción de beta lactamasa no tiene efecto sobre la actividad de la claritromicina.
Nota: La mayoría de las cepas de Staphylococci meticilino y oxacilino resistentes son resistentes a la claritromicina.
• Helicobacter
– Helicobacter pylori: En cultivos realizados anteriores a la terapia, H. pylori fue aislado y la concentración inhibitoria mínima (CIM) fue determinada antes del tratamiento en 104 pacientes. De esos pacientes, 4 tuvieron cepas resistentes, dos pacientes tuvieron cepas de susceptibilidad media, y 98 pacientes tuvieron cepas susceptibles al tratamiento.
La siguiente información in vitro está disponible, pero su significado clínico aún no es conocido. La claritromicina muestra actividad in vitro contra la mayoría de las cepas de los siguientes microorganismos; sin embargo, la seguridad y efectividad del uso de claritromicina en el tratamiento de infecciones clínicas de dichos microorganismos no se ha establecido en estudios clínicos adecuados y bien controlados.
• Microorganismos aerobios grampositivos
– Streptococcus agalactiae
– Streptocci (grupo C, F, G)
– Streptococcus del grupo Viridans
• Microorganismos aerobios gramnegativos
– Bordetella pertussis
– Pasteurella multocida
• Microorganismos anaerobios grampositivos
– Clostridium perfringens
– Peptococcus niger
– Proponibacterium acnes
• Microorganismos anaerobios gramnegativos
– Bacteroides melaninogenicus
• Espiroquetas
– Borrelia burgdorferi
– Treponema pallidum
• Campylobacter
– Campylobacter jejuni.
El principal metabolito de la claritromicina, el 14-hidroxi-claritromicina, es microbiológicamente activo en el hombre y otros primates. Este metabolito es tan igual o una a dos veces menos activo que el componente madre para la mayoría de los organismos, excepto para H. influenzae contra el cual es dos veces más activo. El componente madre y el metabolito 14-OH ejercen un efecto aditivo o sinérgico sobre H. influenzae in vitro e in vivo, según las cepas bacterianas.

Pruebas de susceptibilidad: Los métodos cuantitativos que requieren determinación de diámetros zonales brindan estimaciones más precisas de la susceptibilidad de las bacterias a los agentes antimicrobianos. Un procedimiento recomendado utiliza discos impregnados con 15 g de claritromicina para comprobar la susceptibilidad (test de difusión de Kirby-Bauer); las interpretaciones correlacionan los diámetros de la zona de inhibición con los valores de la CIM para claritromicina. Las CIM se determinan por el método de dilución en caldo o agar.
Con estos procedimientos un informe del laboratorio de "sensible" indica que es probable que el organismo infeccioso responda a la terapéutica. Un informe de "resistente" indica que probablemente no responda al tratamiento. El informe de "intermedio" sugiere que el efecto terapéutico de la droga puede ser equívoco o que el organismo será susceptible si se utilizan dosis mayores (la susceptibilidad intermedia también es mencionada como susceptibilidad moderada).

Farmacocinética: La cinética de la claritromicina administrada por vía oral ha sido ampliamente estudiada en distintas especies animales y en humanos adultos. Dichos estudios han demostrado que la claritromicina es fácil y rápidamente absorbida, con una biodisponibilidad absoluta de aproximadamente el 50%. Se encontró poca o ninguna acumulación imprevista y la disposición metabólica no varió en ninguna de las especies después de dosis múltiples. La ingesta de alimentos inmediatamente antes de la dosificación aumenta la biodisponibilidad de la claritromicina en un 25% promedio. Por lo general este incremento es menor y tendrá poca importancia clínica con los regímenes de dosificación recomendados. Por lo tanto, KLARICID® puede ser administrado independientemente del horario de las comidas.
• In vitro: Los estudios in vitro demostraron que la unión de la claritromicina a las proteínas del plasma humano promedió alrededor de un 70% a concentraciones de 0,45 a 4,5 µg/ml. Una disminución en la unión a 41% con 45 µg/ml sugirió que los sitios de unión podían llegar a saturarse, pero esto solamente ocurrió a concentraciones muy superiores a los niveles terapéuticos de la droga.
• Sujetos normales: Con dosis de 250 mg dos veces al día, la concentración plasmática máxima a estado constante se alcanzó en 2 o 3 días y promedió alrededor de 1 µg/ml para la claritromicina y 0,6 µg/ml para el 14-hidroxiclaritromicina, mientras que la vida media de eliminación de la droga madre y del metabolito fue de 3 a 4 y de 5 a 6 horas, respectivamente.
Con dosis de 500 mg dos veces al día, la Cmáx. de estado constante para la claritromicina y su metabolito hidroxilado fue alcanzado en la quinta dosis. Después de la quinta y séptima dosis, la Cmáx. de estado constante para claritromicina promedió 2,7-2,9 µg/ml; y su metabolito hidroxilado promedió 0,88-0,83 µg/ml, respectivamente. La vida media de la droga madre a un nivel de dosificación de 500 mg fue de 4,5 a 4,8 horas, mientras que la del 14-hidroxiclaritromicina fue de 6,9 a 8,7 horas. Los niveles de 14-hidroxiclaritromicina a estado constante no aumentaron proporcionalmente con la dosis de claritromicina, y la vida media aparente de ambos tendió a ser más prolongada a las dosis más altas. Este comportamiento farmacocinético no lineal de la claritromicina, junto con la disminución total en la formación de los productos de la 14-hidroxilación y N-desmetilación a las mayores dosis, indican que el metabolismo no lineal de la claritromicina se hace más pronunciado con dosis altas.
En humanos adultos a los que se les administró dosis únicas orales de 250 mg o 1,2 g de claritromicina, la excreción urinaria representó el 37,9% de la dosis más baja y el 46% de la más alta. La eliminación fecal representó el 40,2% y el 29,1% (esto incluyó un sujeto con solamente una muestra de materia fecal conteniendo 14,1%) de dichas dosis, respectivamente.
• Pacientes: La claritromicina y su metabolito 14- hidroxi se distribuyen rápidamente en los tejidos y fluidos corporales. Los datos limitados de un pequeño número de pacientes sugieren que la claritromicina no alcanza niveles significativos en el líquido cefalorraquídeo después de dosis orales (solamente 1-2% de los niveles séricos en el líquido cefalorraquídeo de pacientes con barrera hematoencefálica normal). Las concentraciones tisulares son habitualmente varias veces más altas que las séricas. La siguiente tabla presenta ejemplos de las concentraciones tisulares y séricas:

Concentración
(Después de 250 mg cada 12 horas)

Tipo de tejido

Tejido (mg/g)

Suero (mg/ml)

Amígdalas

1,6

0,8

Pulmón

8,8

1,7


• Compromiso hepático: En un estudio que comparó un grupo de sujetos sanos con otro con compromiso hepático a quienes se les administró 250 mg de claritromicina dos veces al día durante 2 días y una única dosis de 250 mg el tercer día, los niveles plasmáticos de estado constante y la depuración sistémica de la claritromicina no fueron significativamente diferentes entre los 2 grupos. En contraste, las concentraciones de estado constante del metabolito 14-hidroxi fueron marcadamente más bajas en el grupo de sujetos con disfunción hepática. Este clearance metabólico disminuido de la droga madre mediante la 14-hidroxilación fue parcialmente compensado por un incremento en el clearance renal de la droga madre, resultando en niveles de estado constante comparables de la droga madre en ambos grupos de pacientes. Dichos resultados indican que no es necesario ningún ajuste de la dosificación para sujetos con moderado o severo compromiso hepático pero con función renal normal.
• Compromiso renal: Se realizó un estudio para evaluar y comparar el perfil farmacocinético de dosis orales múltiples de 500 mg de claritromicina en sujetos con función renal normal y disminuida. Los niveles plasmáticos, vida media, Cmáx. y Cmin. de la claritromicina y su metabolito 14-hidroxilado fueron más altos y el área bajo la curva fue mayor en sujetos con compromiso renal. La constante de eliminación (Kelim) y la excreción urinaria fueron menores. Las diferencias en estos parámetros se correlacionaron con el grado de deterioro renal; a mayor compromiso renal, más significativa la diferencia (ver Dosis y vía de administración).
• Ancianos: También se realizó un estudio para evaluar y comparar la seguridad y la farmacocinética de dosis orales múltiples de 500 mg de claritromicina en hombres y mujeres ancianos sanos con las de hombres adultos jóvenes sanos. En el grupo de ancianos, los niveles plasmáticos circulantes fueron mayores y la eliminación más lenta que en el grupo más joven, tanto para la droga madre como su metabolito 14- hidroxi. Sin embargo, no hubo diferencia entre los dos grupos cuando el clearance renal fue correlacionado con el de creatinina. De estos resultados se desprende que cualquier efecto sobre el comportamiento de la claritromicina está relacionado con la función renal y no con la edad en sí.
• Infecciones por Mycobacterium avium: Las concentraciones de estado constante de claritromicina y 14- hidroxi-claritromicina después de la administración de 500 mg de claritromicina cada 12 horas a pacientes adultos con infección por HIV fueron similares a aquellas observadas en sujetos normales. Sin embargo, a las dosis más altas requeridas para tratar las infecciones por M. avium, las concentraciones de claritromicina fueron mucho más elevadas que aquellas observadas a las dosis usuales. En pacientes adultos infectados con HIV que recibieron 1 y 2 g/día en dos dosis divididas, los valores de la Cmáx. de claritromicina a estado constante oscilaron de 2 a 4 µg/ml y de 5 a 10 µg/ml, respectivamente. Las vidas medias de eliminación fueron más prolongadas con estas dosis más altas que con las dosis usuales en sujetos normales. Las concentraciones plasmáticas más elevadas y las vidas medias de eliminación más largas observadas con estas dosis fueron compatibles con la conocida no-linealidad farmacocinética de la claritromicina.
• Administración concomitante de omeprazol: Se realizó un estudio farmacocinético con 500 mg de claritromicina 3 veces al día y 40 mg de omeprazol una vez al día. Cuando la claritromicina se administró sola en dosis de 500 mg cada 8 horas, el valor de la Cmáx. media a estado constante fue de aproximadamente 3,8 µg/ml y el valor medio de la Cmin. fue de aproximadamente 1,8 µg/ml. El área bajo la curva media (AUC0-8) para la claritromicina fue de 22,9 µg/h/ml. El Tmáx. y la vida media fueron de 2,1 h y 5,3 h, respectivamente, cuando la claritromicina se dosificó a 500 mg tres veces al día.
En el mismo estudio, cuando la claritromicina 500 mg tres veces al día fue administrada con 40 mg de omeprazol diarios, se observaron incrementos en la vida media y en el AUC0-24 del omeprazol. Para todos los sujetos combinados, el AUC0-24 medio del omeprazol fue 89% mayor y el T1/2 promedio del omeprazol fue 34% mayor cuando el omeprazol fue administrado con claritromicina que cuando fue administrado solo. Cuando se administró claritromicina con omeprazol, la Cmáx. y Cmin. a estado constante y el AUC0-8 de la claritromicina aumentó 10%, 27% y 15%, respectivamente, sobre los valores alcanzados cuando la claritromicina fue administrada con placebo.
A estado constante, las concentraciones de claritromicina en el mucus gástrico 6 horas después de la dosificación fueron aproximadamente 25 veces mayores en el grupo claritromicina/omeprazol en comparación con el grupo de claritromicina solamente. Seis horas después de la dosificación, las concentraciones medias de claritromicina en tejido gástrico fueron aproximadamente 2 veces mayores cuando la claritromicina se administró con omeprazol que cuando fue administrada con placebo.

Mutagenicidad: Se realizaron estudios para evaluar el potencial mutagénico de la claritromicina mediante pruebas inactivadas y activadas de microsomas de hígado de rata (Test de Ames). Los resultados de estos estudios no brindaron evidencia de potencial mutagénico a concentraciones de 25 µg de claritromicina/placa de Petri o menores. A una concentración de 50 µg la droga fue tóxica para todas las cepas analizadas.

INDICACIONES
Claritromicina tabletas está indicada para el tratamiento de infecciones debidas a organismos susceptibles, en los siguientes casos:
• Bronquitis crónica (exacerbaciones bacterianas agudas).
• Neumonía adquirida en la comunidad.
• Otitis media o sinusitis maxilar aguda.
• Enfermedad diseminada por el complejo Mycobacterium avium (CMA), (como adyuvante al tratamiento y como profilaxis).
• Faringitis estreptocócica o amigdalitis.
• Infecciones de la piel y tejidos blandos.
• Úlcera duodenal asociada a Helicobacter pylori (tratamiento adyuvante).

CONTRAINDICACIONES Y ADVERTENCIAS
CONTRAINDICACIONES: La claritromicina está contraindicada en pacientes con conocida hipersensibilidad a los antibióticos macrólidos.
También está contraindicada en pacientes que reciben terapéutica concomitante con astemizol, terfenadina, cisaprida, pimozida, ergotamina y dihidroergotamina (ver Interacciones medicamentosas).

ADVERTENCIAS: Los médicos no deberán prescribir claritromicina a mujeres embarazadas sin una cuidadosa evaluación del riesgo beneficio, particularmente durante el primer trimestre de gestación.
La colitis seudomembranosa ha sido relacionada con casi todos los agentes antibacterianos, incluyendo macrólidos, y puede variar en severidad de leve hasta comprometer la vida.

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS ESPECIALES
PRECAUCIONES: La claritromicina se excreta principalmente a través del hígado. Por lo tanto, deberá tenerse precaución cuando se administre el antibiótico a pacientes con función hepática deteriorada. También deberá tenerse precaución al administrarlo a pacientes con disfunción renal moderada a severa.
Hay reportes posmercadeo de toxicidad de la colchicina con el uso concomitante de claritromicina, especialmente en ancianos, algunos de los cuales se presentaron en pacientes con insuficiencia renal. Se reportó algunos casos de muerte entre estos pacientes (ver Interacciones farmacológicas: Colchicina).
Se deberá prestar atención a la posibilidad de resistencia cruzada entre la claritromicina y otras drogas macrólidas, así como con lincomicina y clindamicina.

EFECTOS ADVERSOS
REACCIONES ADVERSAS: Los efectos colaterales más frecuentemente informados en los estudios clínicos en adultos llevados a cabo con claritromicina fueron gastrointestinales: náuseas, dispepsia, dolor abdominal, vómitos y diarrea. Otros efectos, incluyeron cefalea, alteración del gusto y elevación transitoria de las enzimas hepáticas.

Experiencia posmercadeo: Ocasionalmente se ha informado disfunción hepática, incluyendo elevación de enzimas hepáticas y hepatitis hepatocelular y/o colestática, con o sin ictericia. Esta disfunción hepática puede ser severa y es usualmente reversible. En muy raras circunstancias se ha observado insuficiencia hepática con evolución fatal y generalmente ha estado asociada con enfermedades subyacentes serias y/o medicaciones concomitantes.
Se han informado casos aislados de aumento de la creatinina sérica pero no ha sido demostrada una asociación causa/efecto.
Con la administración oral de claritromicina se han manifestado reacciones alérgicas desde urticaria y erupciones leves de la piel hasta anafilaxia y síndrome de Stevens-Johnson/necrólisis epidérmica tóxica. Existen informes de efectos colaterales transitorios del SNC desde mareos, vértigo, ansiedad, insomnio, pesadillas, tinnitus, confusión, desorientación, alucinaciones, psicosis y despersonalización; sin embargo no se ha establecido una relación causa/efecto.
También se ha informado pérdida auditiva, usualmente reversible al suspender el tratamiento. También se ha informado de alteración del sentido del olfato, usualmente unido a perversión del gusto.
Se ha informado glositis, estomatitis, monilia oral y decoloración de la lengua durante la terapéutica con claritromicina. Ha sido reportada decoloración de dientes en pacientes tratados con claritromicina. La decoloración dental es reversible usualmente con una limpieza dental realizada por un odontólogo.
Han sido reportados casos aislados de hipoglucemia, algunos de los cuales han ocurrido en pacientes bajo tratamiento con hipoglucemiantes orales o insulina.
Se han informado casos aislados de leucopenia y trombocitopenia han sido reportados.
Como con otros macrólidos se ha informado raramente con la claritromicina prolongación del QT, taquicardia ventricular y torsade de pointes han sido raramente reportados.
Han sido reportados casos de pancreatitis y convulsiones.
Han sido reportados casos de nefritis intersticial coincidentes con el uso de claritromicina.
Hay reportes posmercadeo de toxicidad de colchicina al usar concomitantemente claritromicina, especialmente en ancianos, algunos de los cuales tenían insuficiencia renal. Se reportó casos de muerte en dichos pacientes. (ver Interacciones farmacológicas: Colchicina y Precauciones)

Pacientes inmunocomprometidos: En pacientes con SIDA y otros inmunocomprometidos tratados con las más altas dosis de claritromicina durante largos períodos de tiempo por infecciones micobacterianas, a menudo fue difícil distinguir los efectos adversos posiblemente asociados con la administración de claritromicina de los signos subyacentes de la enfermedad por HIV o enfermedades intercurrentes.
En pacientes adultos tratados con dosis diarias totales de 1 g de claritromicina, los efectos adversos más frecuentemente informados fueron: náuseas, vómitos, alteración del gusto, dolor abdominal, diarrea, rash, flatulencia, cefalea, constipación, trastornos de la audición y elevaciones de la TGP y TGO. Otros episodios de menor frecuencia incluyeron disnea, insomnio y sequedad bucal.
En estos pacientes inmunocomprometidos, se analizaron aquellos valores de laboratorio por encima de los niveles seriamente anormales (es decir, el límite superior o inferior extremo) para la prueba especificada. En base a este criterio, alrededor del 2-3% de los pacientes que recibieron 1 g de claritromicina por día tuvieron niveles elevados seriamente anormales de TGO y TGP y recuento de leucocitos y plaquetas anormalmente bajos. Un menor porcentaje de pacientes en estos dos grupos de dosificación también tuvieron niveles elevados de nitrógeno ureico.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS
Interacciones citocromo P450: Los datos existentes hasta ahora indican que la claritromicina es primariamente metabolizada por las isozimas 3A (CYP3A) del citocromo P450 hepático. Este es un mecanismo importante para determinar muchas interacciones medicamentosas. El metabolismo de otras drogas por este sistema pueden ser inhibidos a través de la administración concomitante de claritromicina y puede estar asociado con aumentos del nivel sérico de estas otras drogas.
Se conoce o se sospecha que las siguientes drogas son metabolizadas por las mismas isozimas: alprazolam, anticoagulantes orales (p. ej., warfarina), astemizol, carbamazepina, cilostazol, cisaprida, ciclosporina, disopiramida, alcaloides de ergotamina, lovastatina, metilprednisolona, midazolam, omeprazol, pimozida, quinidina, rifabutina, sildenafil, simvastatina, tacrolimus, terfenadina, triazolam y vinblastina. Las drogas que interactúan por mecanismos similares a través de otras isozimas dentro del sistema citocromo P450 incluyen fenitoína, teofilina y valproato.
Los resultados de los estudios clínicos indican que hubo un incremento modesto pero estadísticamente significativo (p<0,05) en los niveles circulantes de teofilina o carbamazepina cuando estas drogas se administraron concomitantemente con claritromicina.
Las siguientes interacciones farmacológicas basadas en la enzima CYP3A han sido observadas con productos que contienen eritromicina y/o claritromicina en experiencia posmercadeo.
Rabdomiólisis coincidente con la coadministración de claritromicina e inhibidores de la HMG-CoA reductasa, p. ej., lovastatina y simbastatina, han sido raramente reportada.
Se han informado niveles elevados de cisaprida en pacientes que reciben claritromicina y cisaprida en forma concomitante. Esto puede provocar arritmias cardíacas y prolongación del intervalo QT incluyendo taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsade de pointes. Se han observado efectos similares en pacientes que reciben claritromicina y pimozida concomitantemente (ver Contraindicaciones).
Se ha informado que los macrólidos alteran el metabolismo de la terfenadina provocando niveles elevados de esta última, lo cual ha estado asociado ocasionalmente con arritmias cardíacas tales como prolongación de QT, taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsade de pointes (ver Contraindicaciones). En un estudio en 14 voluntarios sanos, la administración concomitante de claritromicina y terfenadina provocó un incremento de 2 a 3 veces en los niveles séricos del metabolito ácido de la terfenadina y prolongación del intervalo QT los cuales no desencadenaron ningún efecto clínico detectable. Con la administración concomitante de astemizol y otros macrólidos se observaron efectos similares.
Informes posmercadeo reportaron casos de torsade de pointes con el uso concomitante de claritromicina y quinidina o disopiramida. Se deberá monitorear los niveles séricos de estos medicamentos durante la terapia con claritromicina.

Ergotamina y dihidroergotamina: Reportes posmercadeo indican que la coadministración de claritromicina con ergotamina o dihidroergotamina han sido asociados con toxicidad aguda ergot, caracterizada por vasoespasmo, e isquemia de las extremidades y otros tejidos incluyendo el Sistema Nervioso Central.

INTERACCIONES CON OTROS FÁRMACOS: Se ha informado de concentraciones elevadas de digoxina en pacientes que reciben claritromicina en tabletas y digoxina concomitantemente. Se considerará el monitoreo de los niveles séricos de digoxina.

Colchicina: La colchicina es un sustrato de la CY3PA y para el transportador P-glicoproteína (Pgp). La claritromicina y otros macrólidos son conocidos como inhibidotes de la CYP3A y Pgp. Cuando la claritromicina y la colchicina se administran juntas, la inhibición del Pgp y/o CY3PA por la claritromicina, puede incrementar la exposición a la colchicina. Los pacientes deben ser monitoreados por síntomas clínicos de toxicidad por colchicina (ver Precauciones).

Interacción con fármacos antirretrovirales: La administración oral simultánea de claritromicina tabletas y zidovudina a pacientes adultos infectados con HIV puede disminuir las concentraciones de estado constante de la zidovudina. Dado que la claritromicina parece interferir con la absorción de la zidovudina administrada simultáneamente por vía oral, esta interacción puede evitarse alternando las dosis de cada una de ellas. Este efecto no parece ocurrir en pacientes pediátricos infectados con VIH que reciben claritromicina en suspensión con zidovudina o dideoxiinosina.
Un estudio farmacocinético demostró que la administración concomitante de ritonavir 200 mg cada ocho horas y claritromicina 500 mg cada doce horas dio como resultado una marcada inhibición del metabolismo de la claritromicina. La Cmáx. de claritromicina se incremento en 31% y a Cmín. se incrementó en un 182% y el ABC se incremento en un 77% con la concomitante administración de ritonavir. Se evidenció una inhibición esencialmente completa de la formación de 14-[R]-hidroxi-claritromicina. Debido a la amplia ventana terapéutica de la claritromicina, no se necesita reducir la dosis en pacientes con función renal normal. Sin embargo, para pacientes con problemas renales, el siguiente ajuste de dosis debería ser considerado: para pacientes con ClCR de 30 a 60 mL/min la dosis de claritromicina debería ser reducida en un 50%. Para pacientes con ClCR <30 mL/min la dosis de claritromicina debería reducirse en un 75%. Dosis de claritromicina mayores a 1 g/día no deberían ser coadministradas con ritonavir.

Uso durante embarazo y lactancia: La seguridad de la administración de claritromicina durante el embarazo y la lactancia no ha sido establecida. La claritromicina es excretada en la leche materna.

SOBREDOSIFICACIÓN
SOBREDOSIS: Los informes indican que la ingestión de grandes cantidades de claritromicina puede ocasionar síntomas gastrointestinales. Un paciente con antecedentes de trastorno bipolar ingirió 8 g de claritromicina y manifestó estado mental alterado, comportamiento paranoide, hipocaliemía hipoxemia.
Las reacciones adversas que acompañan a la sobredosis deberán tratarse mediante la inmediata eliminación de la droga no absorbida y medidas de sostén. Como con otros macrólidos, los niveles séricos de claritromicina no se ven apreciablemente afectados por la hemodiálisis o la diálisis peritoneal.
Ante la eventualidad de una sobredosificación concurrir al hospital más cercano.


DOSIFICACIÓN Y POSOLOGIA
DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Vía oral.

Dosis usual adulta y adolescente:
• Tratamiento de exacerbaciones bacterianas de la bronquitis crónica debidas a Haemophilus influenzae: 500 mg cada 12 horas durante 7 a 14 días.
• Tratamiento de exacerbaciones bacterianas de la bronquitis crónica debidas a Haemophilus parainfluenzae: 500 mg cada 12 horas durante 7 días.
• Tratamiento de exacerbaciones bacterianas de la bronquitis crónica debidas a M. catarrhalis o S. pneumoniae, o infecciones no complicadas de la piel y tejidos blandos: 250 mg cada 12 horas durante 7 a 14 días.
Nota: El producto de Canadá indica que la dosis para bronquitis es de 250 a 500 mg cada 12 horas durante 7 a 14 días.
• Profilaxis para enfermedad diseminada por el complejo Mycobacterium avium (CMA): 500 mg dos veces al día.
• Tratamiento adyuvante de enfermedad diseminada por el complejo Mycobacterium avium (CMA): 500 mg dos veces al día en combinación con otros antimicobacterianos; la terapia de claritromicina debe continuar de por vida si se observa desarrollo clínico y micobacteriano.
• Tratamiento de faringitis estreptocócica o amigdalitis: 250 mg cada 12 horas durante 10 días.
• Tratamiento de neumonía adquirida en la comunidad debido a C. pneumoniae, M. pneumoniae, o S.pneumoniae: 250 mg cada 12 horas durante 7 a 14 días.
• Neumonia adquirida en la comunidad debida a H. Influenzae: 250 mg cada 12 horas durante 7 días.
• Neumonia adquirida en la comunidad debida a H. Parainfluenzae o M. catarrhalis: 1000 mg una vez al día durante 7 días.
• Tratamiento de la sinusitis maxilar aguda: 500 mg cada 12 horas durante 14 días.
• Tratamiento adyuvante de la úlcera duodenal asociada a H. pylori (triple terapia-tratamiento adjunto con amoxicilina y lansoprazol): 500 mg en combinación con amoxicilina 1000 mg y lansoprazol 30 mg cada 12 horas durante 10 a 14 días.
• Tratamiento adyuvante de la úlcera duodenal asociada a H. pylori (triple terapia-tratamiento adjunto con amoxicilina y omeprazol o amoxicilina y lansoprazol:
– 500 mg en combinación con amoxicilina 1000 mg y omeprazol 20 mg cada 12 horas durante 10 días.
– 500 mg en combinación con amoxicilina 1000 mg y lansoprazol 30 mg cada 12 horas durante 10 a 14 días.
Nota: En pacientes con úlcera duodenal activa al momento de iniciar la terapia, se recomienda 18 días adicionales de administración de omeprazol 20 mg diarios para curar la úlcera y aliviar los síntomas.
• Úlcera duodenal asociada a H. pylori (terapia dual adjunta con omeprazol): 500 mg tres veces al día en combinación de omeprazol 40 mg una vez al día durante 14 días, seguido de omeprazol solo 20 mg una vez al día durante 14 días.
Nota: La dosis de claritromicina debe ajustarse en pacientes con daño severo de la función renal (ClCR <30 mL/min (0,5 mL/seg.).
Se recomiendan las siguientes guías de dosificación:

Dosis para ClCr >30mL/min

ClCr <30mL/min

500 mg 2 veces al día

500 mg dosis de carga, luego 250 mg 2 veces al día.

250 mg dos veces al día

250 mg una vez al día


La dosificación no debe continuarse por más de 14 días en pacientes con daño severo de la función renal.

Dosis usual pediátrica: Este producto no es apropiado para niños. Se recomienda el uso de suspensión oral.

ALMACENAMIENTO
CONSERVACIÓN: Conservar las tabletas a temperatura ambiente (15-30 °C) en envase cerrado. Proteger de la luz.

PRESENTACIÓN
KLARICID® 250 mg se presenta en envases conteniendo 2, 8, 10, 12 y 16 tabletas recubiertas.
KLARICID® 500 mg se presenta en envases conteniendo 2, 8, 10, 12 y 16 tabletas recubiertas.
Este medicamento debe ser usado exclusivamente bajo prescripción y vigilancia médica y no debe repetirse sin nueva receta.
Mantener este y todos los medicamentos fuera del alcance de los niños.

Abbott Laboratories Argentina S.A., Florencio Varela, Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Importado por:
ABBOTT LABORATORIOS S.A.
Av. Brasil 2730, Lima 21-Perú
Para mayor información llamar al
Telf.: 219-3300 o al 0-800-1-7235