ABBOTT LABORATORIOS S.A.
Lima - Perú
Av. Brasil 2730, Pueblo Libre
Tel: 219-3300
Fax: 461-1916
www.abbott.com.pe


KLARICID UD
Comprimidos recubiertos de liberación prolongada

CLARITROMICINA


COMPOSICIÓN
La claritromicina es un antibiótico macrólido semisintético, obtenido por sustitución del grupo hidroxilo en la posición 6, por un grupo CH3O en el anillo lactónico de la eritromicina. La claritromicina es específicamente la 6-O-metil eritromicina A. El antibiótico se presenta como un polvo de color blanco a casi blanco, de sabor amargo, prácticamente inodoro, esencialmente insoluble en agua y ligeramente soluble en etanol, metanol y acetonitrilo.
La claritromicina está disponible en comprimidos recubiertos de liberación prolongada, conteniendo 500 mg de antibiótico activo. El comprimido recubierto de liberación prolongada es una matriz homogénea que proporciona una liberación sostenida durante su tránsito a través del tracto gastrointestinal.

Cada COMPRIMIDO contiene:
Claritromicina 500,00 mg
Ácido cítrico anhidro 128,00 mg
Alginato de sodio 120,00 mg
Alginato sódico-cálcico 15,00 mg
Lactosa 115,00 mg
Povidona K30 30,00 mg
Talco 30,00 mg
Ácido esteárico 21,00 mg
Estearato de magnesio 10,00 mg
Hidroxipropilmetilcelulosa 6 cps 9,81 mg
Polietilenglicol 400 3,27 mg
Polietilenglicol 8000 3,27 mg
Dióxido de titanio (E171) 1,64 mg
Tintura amarilla (amarillo quinolina)
E104 laca alumínica 1,23 mg
Ácido sórbico 0,160 mg

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS
FARMACOLOGÍA CLÍNICA

Microbiología: Claritromicina ejerce su acción antibacteriana mediante la unión de las subunidades ribosomales 50S de las bacterias susceptibles y la inhibición de la síntesis proteica.
La claritromicina ha demostrado una actividad excelente in vitro contra cepas estándar de bacterias y de aislamiento clínico. Es sumamente potente contra una gran variedad de organismos aeróbicos y anaeróbicos grampositivos y gramnegativos. La concentración inhibitoria mínima (CIM) de la claritromicina es generalmente de una dilución de un log2 más potente que las CIM de la eritromicina.
Los datos in vitro indican también que la claritromicina tiene una excelente actividad frente a la Legionella pneumophila y a Mycoplasma pneumoniae. Los datos in vitro muestran que las especies Enterobateriaceae, pseudomonas y otras bacilos gramnegativos no fermentadores de lactosa, no son sensibles a la claritromicina.
Claritromicina ha mostrado ser activa frente a la mayoría de cepas de los microorganismos siguientes, tanto in vitro como en las infecciones clínicas (ver Indicaciones y usos):
Microbiología
• Microorganismos aerobios gramnegativos
– Staphylococcus aureus
– Streptococcus pneumoniae
– Streptococcus pyogenes
– Listeria monocytogenes
• Microorganismos aerobios gramnegativos
– Haemophilus influenzae
– Haemophilus parainfluenzae
– Moraxella catarrhalis
– Legionella pneumophila
• Otros microorganismos
– Mycoplasma pneumoniae
– Chlamydia pneumoniae (TWAR)
• Micobacterias
– Mycobacterium leprae
– Mycobacterium kansasii
– Mycobacterium chelonae
– Mycobacterium fortiutum
– Mycobacterium avium complex (MAC), consistente de: Mycobacterium avium y Mycobacterium intracellulare
La producción de la beta-lactamasa no debe tener efecto sobre la actividad de la claritromicina.
Nota: La mayoría de cepas de Staphylococcus resistentes a la meticilina y a la oxacilina son resistentes también a la claritromicina.
Están disponibles los siguientes datos in vitro, pero se desconoce su significado clínico. Claritromicina muestra actividad in vitro frente a la mayoría de cepas de los siguientes microorganismos; no obstante, la seguridad y efectividad de la claritromicina en el tratamiento de infecciones clínicas debidas a estos microorganismos, no han sido establecidas en los estudios clínicos adecuados y bien controlados.
• Microrganismos aerobios grampositivos
– Streptococcus agalactiae
– Streptococcus (Grupos C, F,G)
– Streptococcus del grupo Viridans
• Microrganismos aerobios gramnegativos
– Bordetella pertussis
– Pasteurella multocida
• Microrganismos anaerobios grampositivos
– Clostridium perfringens
– Peptococcus niger
– Propionibacterium acnes
• Microrganismos anaerobios gramnegativos
– Bacteroides melaninogenicus
• Espiroquetas
– Borrelia burgdorferi
– Treponema pallidum
• Campylobacter
– Campylobacter jejuni
El principal metabolito de la claritromicina en el hombre y en otros primates es la 14-OH-claritromicina, un metabolito microbiológicamente activo. Este metabolito es un compuesto tan activo o 1 a 2 veces menos activo que el compuesto original, para la mayoría de organismos, excepto para el H. influenzae frente al cual es 2 veces más activo. El compuesto original y el 14-hidroxi-metabolito ejercen un efecto aditivo o sinergístico sobre el H. influenzae, in vitro e in vivo, dependiendo de las cepas bacterianas.
Se ha encontrado que la claritromicina es 2-10 veces más activa que la eritromicina, en varios modelos experimentales de infección animal. Se ha mostrado por ejemplo que la claritromicina es más efectiva que la eritromicina, en la infección sistémica de ratones, en el absceso subcutáneo de ratones y en las infecciones del tracto respiratorio de ratones, producidas por el S. pneumoniae, S. aureus, S. pyogenes y H. influenzae. En los cobayos infectados con Legionella este efecto fue más pronunciado; una dosis intraperitoneal de 1,6 mg/kg/día de claritromicina, fue más efectiva que la dosis de 50 mg/kg/día de eritromicina.

Pruebas de susceptibilidad: Los métodos cuantitativos que requieren la medición de los diámetros de zonas, producen estimados más precisos de susceptibilidad de las bacterias a los agentes antimicrobianos. Un procedimiento recomendado usa discos impregnados con 15 mcg de claritromicina, para el análisis de susceptibilidad (prueba de difusión de Kirby-Bauer); las interpretaciones correlacionan los diámetros de las zonas de inhibición de esta prueba de disco, con los valores de la CMI de la claritromicina. Las CMI son determinadas por el método de dilución en agar o en caldo.
Con estos procedimientos, un reporte de laboratorio de ‘organismos susceptibles’ indica el organismo infectivo que responde probablemente a la terapia. Un reporte de ‘organismos resistentes’ indica que el organismo infectivo probablemente no responde a la terapia. Un reporte de los ‘organismos de susceptibilidad intermedia’, sugiere que el efecto terapéutico de la droga puede ser equívoco o que el organismo sería susceptible, si son usadas dosis más altas. (La susceptibilidad intermedia se indica también como susceptibilidad moderada).
Por favor hacer referencia a la información específica de su país o región, respecto de los rangos absolutos de los puntos de corte para los organismos susceptibles, resistentes o de susceptibilidad intermedia.

Farmacocinética: La cinética de la claritromicina de liberación modificada administrada oralmente ha sido estudiada en humanos adultos y comparada con los comprimidos de liberación inmediata de 250 y 500 mg. Se encontró que el grado de absorción era equivalente cuando se administraba una misma dosis total diaria. La biodisponibilidad absoluta es de aproximadamente el 50%. Se encontró poca o ninguna acumulación imprevista y la biodisponibilidad no varió en ninguna de las especies después de dosis múltiples. Basado en el hallazgo de absorción equivalente, los siguientes datos in vivo e in vitro son aplicables a la formulación de liberación modificada.
• In vitro: Los estudios in vitro demostraron que la unión de la claritromicina a las proteínas del plasma humano promedió alrededor de un 70% en concentraciones de 0,45 a 4,5 µg/mL. Una disminución en la unión a 41% con 45 µg/mL sugirió que los sitios de unión podían llegar a saturarse, pero esto solamente ocurrió a concentraciones muy superiores a los niveles terapéuticos de la droga.
• In vivo: Los estudios en animales demostraron que los niveles de claritromicina en todos los tejidos, excepto el Sistema Nervioso Central, fueron varias veces más altos que los niveles circulantes de la droga. Las más altas concentraciones fueron encontradas usualmente en el hígado y los pulmones, donde los índices tejido/plasma (T/P) alcanzaron 10 a 20.
• Sujetos normales: En sujetos sin previo ayuno a los que se les administró 500 mg diarios de claritromicina de liberación modificada, la concentración sérica máxima de estado constante de claritromicina y 14-OH fueron 1,3 y 0,48 µg/mL respectivamente. La vida media de la droga madre al nivel de dosificación de 1000 mg fue aproximadamente 5,8 horas, mientras que los niveles del metabolito aumentaron proporcionalmente con la dosis de claritromicina, y las vidas medias aparentes tanto de la claritromicina como la de su metabolito tendieron a ser más prolongadas a las más altas dosis.
Este comportamiento farmacocinético no lineal de la claritromicina, junto con la disminución total en la formación de los productos de la 14-hidroxilación y N-desmetilación a las mayores dosis, indican que el metabolismo no lineal de la claritromicina se hace más pronunciado con dosis altas.
La excreción urinaria representó aproximadamente el 40% de la dosis de claritromicina. La eliminación fecal representó aproximadamente el 30%.
• Pacientes: Claritromicina y su metabolito 14-hidroxi se distribuye rápidamente en los tejidos y fluidos corporales. Información limitada de un pequeño número de pacientes sugieren que la claritromicina no alcanza niveles significativos en el líquido cefalorraquideo después de dosis orales (solamente 1,2% de los niveles séricos en el líquido cefalorraquideo de pacientes con barrera hematoencefálica normal) Debido a las altas concentraciones intracelulares, las concentraciones tisulares son habitualmente varias veces más altas que las séricas.
• Compromiso hepático: En un estudio que comparó un grupo de sujetos sanos con un grupo de sujetos con compromiso hepático, a quienes se les administró 250 mg de claritromicina de liberación inmediata 2 veces al día durante 2 días y una única dosis de 250 mg al tercer día, los niveles plasmáticos de estado constante y la depuración sistémica de la claritromicina no fueron significativamente diferentes entre los 2 grupos. En contraste, las concentraciones de estado constante del metabolito 14-hidroxi fueron marcadamente más bajas en el grupo de sujetos con disfunción hepática. Esta depuración metabólica disminuida de la droga madre mediante la 14-hidroxilación fue parcialmente compensada por un incremento en el clearance renal de la droga madre, resultando en niveles de estado constante comparables de la droga madre en ambos grupos de pacientes. Dichos resultados indican que no es necesario ningún ajuste de la dosificación para sujetos con moderado o severo compromiso hepático pero con función renal normal.
• Compromiso renal: Se realizó un estudio para evaluar y comparar el perfil farmacocinético de dosis orales múltiples de 500 mg de claritromicina de liberación inmediata en sujetos con función renal normal y disminuida. Los niveles plasmáticos, vida media, Cmáx. y Cmin. de la claritromicina y su metabolito 14-hidroxilado fueron más altos y el área bajo la curva fue mayor en sujetos con compromiso renal. La constante de eliminación (Kelim) y la excreción urinaria fueron menores. Las diferencias en estos parámetros se correlacionaron con el grado de deterioro renal, a mayor compromiso renal, más significativa la diferencia (ver Contraindicaciones: Posología y forma de administración).
• Ancianos: También se realizó un estudio para evaluar y comparar la seguridad y la farmacocinética de dosis orales múltiples de 500 mg de claritromicina de liberación inmediata en hombres y mujeres ancianos sanos con las de adultos jóvenes sanos. En el grupo de ancianos, los niveles plasmáticos circulantes fueron mayores y la eliminación más lenta que en el grupo más joven, tanto para la droga madre como para su metabolito 14-OH. Sin embargo, no hubo diferencia entre los dos grupos cuando la depuración renal fue correlacionada con la depuración de creatinina. De estos resultados se desprende que cualquier efecto sobre el comportamiento de la claritromicina está relacionado con la función renal y no con la edad en sí.

TOXICOLOGÍA

Toxicidad aguda, subcrónica y crónica: Se realizaron estudios en ratones, ratas, perro y/o monos con claritromicina administrada por vía oral. La duración de la administración osciló entre una dosis oral única y dosis orales diarias repetidas durante 6 meses consecutivos.
En estudios agudos en ratones y ratas, una rata –pero ningún ratón– murió después de una sobredosis única de 5 g/kg de peso corporal. Por lo tanto, la dosis letal media fue superior a 5 g/kg, la dosis más alta factible de ser administrada.
No se atribuyeron efectos adversos a la claritromicina en primates expuestos a 100 mg/kg/día durante 14 días consecutivos o 35 mg/kg/día por un mes. Del mismo modo, no se observaron efectos adversos en ratas expuestas a 75 mg/kg/día por un mes, 35 mg/kg/día por 3 meses u 8 mg/kg/día por 6 meses. Los perros fueron más sensibles a la claritromicina, tolerando 50 mg/kg/día durante 14 días, 10 mg/kg/día durante 1 y 3 meses y 4 mg/kg/día durante 6 meses sin efectos adversos.
Los mayores signos clínicos a dosis tóxicas en los estudios descritos anteriormente incluyeron emesis, debilidad, consumo reducido de alimentos y reducción en el aumento de peso corporal, salivación, deshidratación e hiperactividad. Dos de diez monos que recibieron 400 mg/kg/día murieron al 8.° día de tratamiento, se observaron heces amarillentas en ocasiones aisladas en monos sobrevivientes a los que se les administró una dosis de 400 mg/kg/día durante 28 días.
El principal órgano blanco a dosis tóxicas en todas las especies fue el hígado. El desarrollo de hepatotoxicidad en todas las especies fue detectable por una elevación temprana de las concentraciones séricas de fosfatasa alcalina, TGP y TGO, Gamma-glutamiltransferasa y/o deshidrogenasa láctica. La descontinuación de la droga generalmente provocó un retorno hacia las concentraciones normales de estos parámetros específicos.
Otros tejidos menos afectados en varios estudios incluyeron el estómago, timo y otros tejidos linfoides, y los riñones. Se observó inyección conjuntival y lagrimeo, después de dosis cercana a las terapéuticas, solamente en perro. A una dosificación masiva de 400 mg/kg/día, algunos perros y monos desarrollaron opacidades corneales y/o edema.

Fertilidad, reproducción y teratogénesis: Los estudios de fertilidad y reproducción demostraron que dosis diarias de 150 a 160 mg/kg/día a ratas hembras y machos no causaron efectos adversos sobre el ciclo estrogénico, fertilidad, parición y número de viabilidad de las crías. Dos estudios de teratogénesis en ratas Wistar (por boca), y Sprangue-Dawley (por boca e I.V.), un estudio en conejos blancos de Nueva Zelanda y un estudio en monos cinomologos fallaron en demostrar alguna teratogénesis debido a la claritromicina. Solamente en un estudio adicional en ratas Sprangue-Dawley a dosis similares y en condiciones esencialmente similares se observó una incidencia muy baja estadísticamente no significativa (aprox. 6%) de anomalías cardiovasculares. Dichas anomalías parecieron deberse a la expresión espontánea de cambios genéticos dentro de la colonia. Dos estudios en ratones, también revelaron una incidencia variable de paladar hendido (3-30%) después de una dosis de 70 veces el rango más alto de la dosis usual diaria humana (500 mg 2 veces al día), pero no a 35 veces la dosis máxima diaria humana, sugiriendo toxicidad materna y fetal pero no teratogénesis.
Claritromicina ha demostrado producir pérdidas embrionarias en monos cuando se la administró a dosis de aproximadamente 10 veces el rango más alto de la dosis diaria usual en seres humanos (500 mg 2 veces al día), comenzando en el día 20 de la gestación. Este efecto ha sido atribuido a toxicidad materna producida por la droga a muy altas dosis. Un estudio adicional en monas preñadas a dosis de aproximadamente 2,5-5 veces la dosificación diaria máxima programada no generó ninguna amenaza para el feto.
Un test letal dominante en ratones con dosis de 1000 mg/kg/día (aprox. 70 veces la dosis diaria máxima en humanos) fue claramente negativo respecto de actividad mutagénica y en un estudio de segmento 1 en ratas tratadas con un máximo de 500 mg/kg/día (aprox. 35 veces la dosis máxima diaria humana) durante 80 días, no hubo evidencia de daño funcional a la fertilidad de los machos debido a esta exposición prolongada a muy altas dosis de claritromicina.

Mutagenicidad: Se realizaron estudios para evaluar el potencial mutagénico de la claritromicina mediante pruebas inactivadas y activadas por microsomas de hígado de rata (Test de Ames). Los resultados de estos estudios no brindaron evidencia de potencial mutagénico a concentraciones de 25 µg de claritromicina/placa de Petri o menores. A una concentración de 50 µg la droga fue tóxica para todas las especies analizadas.

INDICACIONES
KLARICID® UD está indicada para el tratamiento de infecciones debidas a organismos susceptibles, en los siguientes casos:
• Bronquitis crónica (exacerbaciones bacterianas agudas).
• Neumonía adquirida en la comunidad.
• Sinusitis maxilar aguda.

CONTRAINDICACIONES Y ADVERTENCIAS
CONTRAINDICACIONES: La claritromicina está contraindicada en pacientes con conocida hipersensibilidad a los antibióticos macrólidos.
Como la dosis no puede ser reducida a menos de 500 mg/día, la claritromicina de liberación prolongada está contraindicada en pacientes con una depuración de creatinina menor de 30 mL/min. Pueden utilizarse los comprimidos de 250 y 500 mg de claritromicina liberación inmediata en este tipo de pacientes.
La administración concomitante de claritromicina y cualquiera de las siguientes drogas está contraindicada: astemizol, cisaprida, terfenadina y ergotamina o dihidroergotamina (ver Interacciones medicamentosas).

ADVERTENCIAS: El médico tratante no debe prescribir la claritromicina a mujeres embarazadas sin evaluar cuidadosamente los beneficios frente a los riesgos, especialmente durante los primeros 3 meses del embarazo.
Se ha reportado colitis seudomembranosa con casi todos los agentes antibacterianos, incluyendo los macrólidos y el rango de severidad va desde leve hasta con amenaza de vida.

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS ESPECIALES
PRECAUCIONES: Claritromicina se excreta principalmente a través del hígado. Por lo tanto, deberá tenerse precaución cuando se administre el antibiótico a pacientes con función hepática deteriorada. También deberá tenerse precaución al administrarlo a pacientes con disfunción renal de moderada a severa.
Hubo reportes posmercadeo de toxicidad de colchicina con el uso concomitante de claritromicina y colchicina, especialmente en ancianos, algunos de los cuales ocurrieron en pacientes con insuficiencia renal. Un desenlace fatal ha resultado en algunos de estos pacientes (ver Interacciones con colchicina).
Debe prestarse también atención a la posibilidad de resistencia cruzada entre la claritromicina y otras drogas macrólidas, así como la lincomicina y la clindamicina.

EFECTOS ADVERSOS
REACCIONES ADVERSAS
Los efectos colaterales más frecuentes informados en los estudios clínicos llevados a cabo con claritromicina en adultos fueron gastrointestinales: Náusea, dispepsia, dolor abdominal, vómitos y diarrea. Otros efectos, incluyeron cefalea, alteración del gusto y elevación transitoria de las enzimas hepáticas.

Experiencia posmercadeo: Con la claritromicina se han reportado infrecuentemente, disfunción hepática, incluyendo enzimas hepáticas incrementadas y hepatitis hepatocelular y/o hepatitis colestática, con o sin ictericia. Esta disfunción hepática puede ser severa y es usualmente reversible.
En casos muy raros se han reportado insuficiencia hepática y resultado fatal, que se han asociado generalmente con enfermedades subyacentes serias y/o con medicaciones administradas simultaneamente.
Se han reportado casos aislados de incremento de creatinina en suero, pero no se ha establecido alguna asociación.
Han ocurrido reacciones alérgicas desde urticaria y erupciones leves de la piel, hasta anafilaxis y síndrome de Stevens-Johnson / necrólisis tóxica epidérmica, con la administración oral de claritromicina. Existen reportes de efectos transitorios sobre el sistema nervioso central, incluyendo vértigo, desmayos, ansiedad, insomnio, pesadillas, tinnitus, confusión, desorientación, alucinaciones, psicosis y despersonalización; no obstante, no se ha establecido alguna relación causa y efecto.
Existen reportes de la pérdida de la audición con la claritromicina, que es usualmente reversible al suspender la terapia. También se han reportado alteraciones del sentido del olfato, usualmente en conjunción con la alteración del gusto.
En la terapia con la claritromicina se han reportado glositis, estomatitis, monilia oral y manchado de la lengua. Existen reportes de manchas en los dientes en los pacientes tratados con la claritromicina. Estas manchas en los dientes son usualmente reversibles con limpieza dental profesional.
También existen raros reportes de hipoglucemia, algunos de los cuales han ocurrido en pacientes con la administración oral simultánea de agentes hipoglucémicos o insulina.
También se han reportado casos aislados de leucopenia y trombocitopenia.
Como con otros macrólidos, en la terapia con la claritromicina se han reportado raramente, prolongación QT, taquicardia ventricular y torsade de pointes.
Existen raros reportes de pancreatitis y convulsiones.
Hubo reportes de nefritis intersticial que coinciden con el uso de claritromicina.
Hubo reportes posmercadeo de toxicidad de colchicina con el uso concomitante de claritromicina con colchicina, especialmente en ancianos, algunos de los cuales ocurrieron en pacientes con insuficiencia renal. Un desenlace fatal ha resultado en algunos de estos pacientes. (ver Interacciones: Colchicina y Precauciones).

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS
Interacciones con el citocromo P450: Los datos disponibles hasta la fecha indican que la claritromicina es metabolizada principalmente con la isoenzima hepática del citocromo P450 3A (CYP3A). Este es un mecanismo importante determinante de muchas interacciones con otras drogas. El metabolismo de otras drogas por este sistema, puede ser inhibido con la administración simultánea de claritromicina y puede estar asociado con elevaciones en los niveles en suero de estas otras drogas.
Las siguientes drogas o clases de drogas son conocidas o se sospecha que sonmetabolizadas con la misma isoenzima CYP3A: Alprazolam, astemizol, carbamazepina, cilostazol, cisaprida, ciclosporina, disopiramida, alcaloides del ergot, lovastatina, metilprednisolona, midazolam, omeprazol, anticoagulantes orales (por ejemplo, warfarina), pimozida, quinidina, rifabutina, sildenafil, simvastatina, tacrolimus, terfenadina, triazolam y vinblastina. Las drogas que interactúan por mecanismos similares, a través de otras isoenzimas dentro del sistema del citocromo P450, incluyen la fenitoína, la teofilina y el valproato.
Los resultados de los estudios clínicos indican que existe un incremento modesto, pero estadísticamente significativo (p < 0,05), de los niveles circulantes de teofilina o carbamazepina, cuando cualquiera de estas drogas es administrada concomitante con la claritromicina.
Las siguientes interacciones basadas en el CYP3A se han observado con los productos de eritromicina y/o con claritromicina en experiencias posmercadeo:
• Se ha reportado rara rabdomiólisis coincidente con la coadministración de la claritromicina y de los inhibidores de la HMG-CoA reductasa, p. ej., la lovastatina y la simvastatina.
• Se han reportado niveles elevados de cisaprida, en pacientes que habían recibido la claritromicina y la cisaprida simultáneamente. Esto puede resultar en la prolongación QT y en arritmias cardíacas, incluyendo taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsade de pointes. Efectos similares han sido observados en pacientes que estaban recibiendo simultáneamente la claritromicina y la pimozida (ver Contraindicaciones).
• Se ha reportado que los macrólidos alteran el metabolismo de la terfenadina, resultando en incremento de los niveles de terfenadina, que ha sido asociado ocasionalmente con arritmias cardiícas, tales como prolongación QT, taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsade de pointes (ver Contraindicaciones). En un estudio efectuado con 14 voluntarios sanos, la administración concomitante de claritromicina y terfenadina, resultó en un incremento de 2-3 veces en el nivel en suero del metabolito ácido de la terfenadina y en la prolongación del intervalo QT, lo cual no condujo a algún efecto clínicamente detectable. Se han observado efectos similares con la administración concomitante de astemizol y otros macrólidos.
• Existen reportes posmercadeo de la ocurrencia de torsade de pointes con el uso concomitante de la claritromicina y la quinidina o la disopiramida. Los niveles en suero de estas medicaciones deben ser monitoreados durante la terapia con la claritromicina.

Ergotamina y dehidroergotanmina: Los reportes posmercadeo indican que la coadministración de claritromicina con ergotamnina o dehidroergotamina se ha asociado con toxicidad aguda al ergot caracterizada por vasoespasmo e isquemia de las extremidades y otros tejidos incluidos el Sistema Nervioso Central.

Interacciones con otras drogas: Se han reportado concentraciones elevadas de digoxina en suero, en pacientes que estaban recibiendo simultáneamente la claritromicina tabletas y la digoxina. Debe considerarse el monitoreo de los niveles de digoxina en suero.

Colchicina: La colchicina es un substrato para el CYP3A y el transportador, glicoproteína P. Se conoce que la claritromicina y otros macrólidos inhiben el CYP3A y la glicoproteína P. Cuando claritromicina y colchicina se administran juntos, la inhibición de CYP3A y la glicoproteína P por la claritromicina puede conducir a un incremento en la exposición de la colchicina. Los pacientes deben ser monitoreados por síntomas clínicos y toxicidad por colchicina (ver Precauciones).

Interacciones con drogas antirretrovirales: La administración oral simultánea de tabletas de claritromicina y zidovudina, a pacientes adultos infectados con VIH, puede resultar en reducción de las concentraciones de zidovudina en estado de equilibrio. Debido a que la claritromicina parece interferir con la absorción de la zidovudina administrada simultáneamente por vía oral, esta interacción puede evitarse ampliamente mediante el escalonado de las dosis de claritromicina y de zidovudina. Esta interacción parece no haber ocurrido en pacientes pediátricos infectados con VIH, que han tomado la suspensión de claritromicina con zidovudina o didesoxyinosina.
Un estudio farmacocinético demostró que la administración simultánea de una dosis de 200 mg de ritonavir cada 8 horas y de 500 mg de claritromicina cada 12 horas, resultó en una marcada inhibición del metabolismo de la claritromicina. La Cmáx. de la claritromicina aumentó el 31%, la Cmin. aumentó 182% y el valor AUC se incrementó el 77%, con la administración simultánea del ritonavir. Se observó una inhibición esencialmente completa de la formación de 14-[R]-hidroxi-claritromicina. Debido al amplio espectro terapéutico de la claritromicina, no es necesaria una reducción de la dosis en pacientes con función renal normal. No obstante, para los pacientes con insuficiencia renal, deben considerarse los siguientes ajustes de la dosis: para los pacientes con CLCR de 30-60 mL/minuto, la dosis de la claritromicina debe reducirse el 50%. Para los pacientes con compromiso renal severo (CLCR <30 mL/minuto), la claritromicina de liberación prolongada no debería usarse ya que una reducción apropiada de la dosis no es posible al adminsitrar este producto. Las dosis de la claritromicina mayores a 1 g/día, no deben ser administradas simultáneamente con el ritonavir.

Uso del producto durante el embarazo y la lactancia: No ha sido establecida la seguridad de la claritromicina para su uso durante el embarazo y la lactancia de los infantes. La claritromicina es excretada en la leche materna humana.

SOBREDOSIFICACIÓN
SOBREDOSIS: Los informes indican que la ingestión de grandes cantidades de claritromicina puede ocasionar síntomas gastrointestinales. Un paciente con antecedentes de trastorno bipolar ingirió 8 g de claritromicina y manifestó estado mental alterado, comportamiento paranoide, hipocaliemia e hipoxemia.
Las reacciones alérgicas que acompañan a la sobredosis deberán tratarse mediante la inmediata eliminación de la droga no absorbida y medidas de sostén. Como con otros macrólidos, los niveles séricos de claritromicina no se ven apreciablemente afectados por la hemodiálisis o la diálisis peritoneal.

DOSIFICACIÓN Y POSOLOGIA
DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

Dosis usual adulta y adolescente:
• Tratamiento de exacerbaciones bacterianas de la bronquitis crónica debidas a H. influenzae, H. parainfluenzae, M. catarrhalis o S. pneumoniae: 1000 mg una vez al día durante 7 días.
• Neumonia adquirida en la comunidad debida a H. parainfluenzae o M. catarrhalis: 1000 mg una vez al día durante 7 días.
• Tratamiento de la sinusitis maxilar aguda: 1000 mg una vez al día durante 14 días.

Nota: La seguridad y la eficacia de la forma farmacéutica de claritromicina de liberación prolongada no han establecidas en el tratamiento de otras infecciones, para las cuales otros tipos de formulaciones han sido aprobados.
No triturar ni masticar los comprimidos recubiertos de liberación prolongada.

Dosis usual pediátrica: Este producto no es apropiado para niños. Se recomienda el uso de suspensión oral.

ALMACENAMIENTO
Conservar los comprimidos a temperatura ambiente (15-30 °C) en envase cerrado. Proteger de la luz.

PRESENTACIÓN
KLARICID® UD se presenta en envases conteniendo 5 y 8 comprimidos de liberación prolongada.

Importado por:
ABBOTT LABORATORIOS S.A.
Av. Brasil 2730, Lima 21-Perú
Para mayor información llamar al
Telf.: 219-3300 o al 0-800-1-7235