ABEEFE BRISTOL-MYERS SQUIBB
Lima - Perú
Para información médica o de producto, por favor contacte el número de información médica de BMS al número
Tel: 001 609 897 6633


KENACORT A
Ampolla

TRIAMCINOLONA


COMPOSICIÓN
Cada frasco vial contiene:
Triamcinolona acetonida 50 mg
Excipientes c.s.p. 5 mL

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS
FARMACOLOGÍA CLÍNICA

Mecanismo de acción: KENACORT-A 50 MG/ 5 ML Suspensión inyectable contiene como único principio activo a la triamcinolona, corticosteroide sintético con marcada actividad antiinflamatoria.
Los corticosteroides se difunden a través de la membrana celular y forman complejos con receptores específicos del citoplasma. Esos complejos ingresan al núcleo celular se unen al ADN y estimulan la transcripción del ARNm y subsecuente síntesis de proteínas de varias enzimas que se consideran son finalmente responsables de dos categorías de efectos del sistema corticosteroide. Sin embargo, estos agentes pueden suprimir la transcripción del ARNm en algunas células (p. ej., linfocitos).
Para efecto glucocorticoide:
• Antiinflamatorio (esteroidal): Los glucocorticoides disminuyen o previenen la respuesta tisular al proceso inflamatorio, por esa razón reduce el desarrollo de los síntomas de inflamación sin afectar la causa subyacente. También inhiben la fagocitosis, liberación de enzima lisosomal y síntesis y/o liberación de varios mediadores químicos de la inflamación. Aunque el mecanismo exacto no ha sido completamente comprendido, las acciones que pueden contribuir significativamente a estos efectos incluyen el bloqueo de la acción del factor inhibidor del macrófago (MIF), principalmente la inhibición de la localización del macrófago, reducción de la dilatación y permeabilidad de los capilares inflamados y reducción de la adherencia de leucocitos en el endotelio capilar, principalmente la inhibición de ambos, migración de leucocitos y formación de edemas e incremento de síntesis de lipomoduilina (macrocortina), un inhibidor del fosfolipasa A2 – mediante la liberación de ácido araquidónico de la membrana de fosfolípidos con una subsecuente inhibición de la síntesis de derivados de ácido araquidónico mediadores de la inflamación (prostaglandina, tromboxanos y leucotrienos). La acción inmunosupresora también puede contribuir significativamente al efecto antiinflamatorio.
• Inmunosupresor: El mecanismo de acción no está completamente entendible, pero puede envolver la prevención o supresión de células mediadas (hipersensibilidad retrasada) reacciones inmune, además de acciones específicas, afectando la respuesta inmune. Los glucocorticoides reducen la concentración de linfocitos timodependiente (linfocito-T), monolitos y eosinófilos. Además, disminuyen la unión de inmunoglobulina a los receptores de la superficie celular e inhiben la síntesis y/o liberación de interleuquinas, hasta la disminución de la blastogénesis de linfocitos-T y la reducción de la expansión de la respuesta inmune. Los glucocorticoides reducen el pasaje de complejos inmunes a través de la membrana basal y disminuyen la concentración de componentes complementarios e inmunoglobulinas. No está destinado para uso intravenoso o intramuscular.

Biotransformación: Primariamente hepática (rápida) también renal y tisular, principalmente para inactivar metabolitos.

Duración de la acción: Depende de la ruta/lugar de aplicación, solubilidad de la forma de dosaje, dosis administrada y la condición de tratamiento. Luego de la inyección local, la duración de la acción depende de la solubilidad de la forma de dosaje y la ruta/lugar de aplicación.

Eliminación: Primariamente por excreción renal de metabolitos inactivos.

INDICACIONES
Tratamiento de rinitis alérgica perenne o estacional severa:

Desórdenes dermatológicos:
• Tratamiento de alopecia areata.
• Tratamiento de dermatosis inflamatoria severa.
• Tratamiento de granuloma anular.
• Tratamiento de queloides.
• Tratamiento de liquen plano.
• Tratamiento de liquen simple crónico.
• Tratamiento de lupus eritematoso discoide.
• Tratamiento de necrobiosis lipoídica diabeticorum.
• Tratamiento de placas soriáticas.
• Tratamiento de eccema severo, penfigoide, sarcoide cutáneo localizado.

Tratamiento de hemólisis

Desórdenes inflamatorios no reumáticos:
• Tratamiento de bursitis aguda o subaguda.
• Tratamiento de epicondilitis.
• Tratamiento de tenosinovitis aguda no específica.

Tratamiento de carcinoma: De pecho, prostático, tratamiento adjunto de fiebre debido a malignidad, tratamiento de mieloma múltiple y tratamiento adjunto de tumor cerebral primario.

Tratamiento de miastenia gravis: Triamcinolona está indicada para el tratamiento severo de casos graves no controlados sólo por agentes antimiasténicos. La terapia de glucocorticoides puede ser más efectiva después de la timectomía y en pacientes que sufren ataques después de los 40 años de edad. La terapia a largo plazo puede ser requerida.

Tratamiento de desórdenes orales: Triamcinolona está indicada en el tratamiento de lesiones orales sin respuesta a terapia tópica. La presencia de una lesión oral herpética debe ser descartada antes de iniciar la terapia de glucocorticoide.
• Tratamiento de gingivitis descamativa: Triamcinolona está indicada cuando el diagnóstico es confirmado vía ensayo biopsia inmunofluorescencia
• Tratamiento de lesiones orales, asociadas con desórdenes a la respuesta de corticosteroides, tales como lupus eritematoso discoide, eritema multiforme severo (síndrome Stevens-Johnson), liquen plano, penfigoide y lupus eritematoso sistémico.
• Tratamiento de estomatitis aftosa recurrente.

Tratamiento de pericarditis: Se indica para aliviar la fiebre e inflamación.

Tratamiento de pólipo nasal.

Tratamiento de desórdenes respiratorios: Indicado en el tratamiento y profilaxis de desórdenes respiratorios, uso profiláctico incluye su administración antes o durante circulación extracorpórea en cirugía del corazón si el paciente tiene un desorden pulmonar preexistente y administración antes o durante y luego de la cirugía oral, facial o de cuello para prevenir el edema que puede interrumpir la respiración.
• Tratamiento de enfermedad pulmonar crónica obstructiva.
• Tratamiento para asmáticos: El tratamiento debe ser iniciado con administración intramuscular o intravenosa.

Tratamiento de desórdenes reumáticos: Indicado como adyuvante a la terapia durante un episodio agudo o exacerbado. Inyecciones locales son preferidas cuando solo pocas articulaciones o áreas están involucradas.
• Tratamiento de artritis gotosa aguda.
• Tratamiento de artritis reumatoide (incluyendo artritis juvenil): El uso por períodos prolongados es controversial. Se recomienda que tales tratamientos deben ser reservados para pacientes sin respuesta a otras medidas, tales como ácido acetilsalicílico u otras drogas antiinflamatorias no esteroideas, descanso y terapia física.
• Tratamiento de osteoartritis postraumática.
• Tratamiento de sinovitis de osteoartritis.
• Tratamiento de deposición pirofosfato cálcico aguda (condrocalcinosis articular, pseudogota, sinovitis, cristal-inducido).
• Enfermedad de Reiter.

Tratamiento adjunto en shock séptico
• Profilaxis y tratamiento al rechazo de trasplante de órgano: Triamcinolona está indicada concurrentemente con otros inmunosupresores, tales como azatiopiridina o ciclosporín para reducir el riesgo de trasplante de órganos.

CONTRAINDICACIONES Y ADVERTENCIAS
CONTRAINDICACIONES

Excepto bajo circunstancias especiales, estas medicaciones no deben ser usadas cuando existen los siguientes problemas médicos:

Inyección intraarticular:
>> Precedente de artroplastía de articulaciones: Incrementa el riesgo de infección.
>> Desórdenes en la coagulación sanguínea: Riesgo de hemorragia intra-y extraarticular.
>> Fractura intraarticular: Se puede retardar la cicatrización.
>> Infección periarticular, actual o antecedentes de ésta: Puede ser exacerbada o reactivada.
>> Osteoporosis, yuxta articular, no artrítica: Puede exacerbarse.
>> Articulación inestable.

Profilaxis del síndrome de dificultad respiratoria en el neonato:
>> Amnionitis.
>> Sangrado uterino.
>> Enfermedades febriles o infección especialmente tuberculosis maternal o infección maternal por herpes simple tipo 2 activo o queratitis viral maternal: Pueden ser exacerbadas, si se administra corticosteroides, se debe administrar concurrentemente una terapia antimicrobiana como medida profiláctica.
>> Insuficiencia placentaria.
>> Ruptura prematura de membrana: Incrementa el riesgo de infección maternal, los glucocorticoides deben ser administrados inmediatamente si esto ocurre desde que el riesgo de infección incrementa con el tiempo.

Debe considerarse el riesgo-beneficio cuando existan los siguientes problemas médicos: Para todas las indicaciones:
>> Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) o infección por virus de inmunodeficiencia humana (VIH): Aunque dosis farmacológicas de corticosteroides pueden ser efectivas en el tratamiento de ciertas enfermedades relacionadas con el VIH, debe realizarse la evaluación de cuidados médicos de los riesgos y beneficios de esta terapia.
>> Reciente anastomosis intestinal: Corticosteroides deben ser usados con precaución.
>> Enfermedad cardíaca o insuficiencia cardíaca congestiva o hipertensión o alteración de la función renal o enfermedad severa: Edema puede ser arriesgado, especialmente con agentes que tienen actividad mineralocorticoide severa. Pacientes con diálisis pueden haber incrementado el riesgo de necrosis vascular con el uso prolongado de corticosteroides.
>> Varicela, sarampión existente o reciente: Incluyendo reciente exposición. Riesgo severo de enfermedad generalizada potencialmente fatal; se recomienda cuidado extra para evitar la exposición a estas infecciones, terapia profiláctica con inmunoglobulina varicela zóster (IGVZ) o inmunoglobulina intravenosa (IGIV) o intramuscular (IGIM), debe ser indicada en pacientes expuestos, terapia con un antiviral puede ser indicada si se desarrolla varicela.
>> Colitis ulcerativa no específica, con posibilidad de evidente perforación, abscesos u otras infecciones o diverticulitis.
>> Esofagitis, gastritis, úlcera péptica activa o latente: Síntomas de progresión o reactivación puede ser enmascarado, hemorragia y/o perforación puede ocurrir sin advertencia.
>> Diabetes mellitus o predisposición: Puede ser exacerbado o activado.
>> Infecciones fúngicas sistémicas: Puede ser exacerbado, dosis farmacológicas de corticosteroides no deberían ser dadas a menos que el paciente esté recibiendo concurrentemente un agente antifúngico.
• Glaucoma, ángulo abierto: Puede incrementarse la presión intraocular.
• Enfermedad o deterioro de la función hepática: Incrementa el riesgo de toxicidad por glucocorticoide, especialmente si existe hipoalbuminemia.
>> Herpes simple ocular: Posible perforación de córnea.
• Lesión herpética oral, hiperlipidemia: Concentraciones de ácidos grasos o colesterol puede ser incrementado.
• Hipersensibilidad a corticosteroides, hipertiroidismo: El efecto de glucocorticoides puede ser deteriorado debido al metabolismo acelerado, esto puede ser especialmente importante con dosis fisiológicas o dosis farmacológicas bajas.
• Hipoalbuminemia o condiciones de predisposición, incluyendo cirrosis hepática o síndrome nefrótico: Se incrementa el riesgo de toxicidad debido a la reducida disponibilidad de la albúmina para la unión a glucocorticoides lo que conduce al incremento de concentraciones séricas de drogas sueltas, se recomienda la reducción en la dosis inicial.
• Hipotiroidismo: Puede resultar en una disminución de hipotiroidismo.
• Infección viral o bacterial no controlada, local o sistémica: Los síntomas de infección puede ser enmascarados, nueva infección puede desarrollarse, resistencia y capacidad de para localizar la infección puede ser disminuida, si la infección ocurre durante la terapia debe instituirse una terapia antimicrobiana.
>> Miastenia gravis: Debilidad muscular puede ser incrementado inicialmente, posiblemente direccionando a un peligro respiratorio, el paciente debe ser hospitalizado y el soporte respiratorio debería ser inmediatamente dispuesto cuando la terapia con glucocorticoides sea iniciada.
>> Reciente infarto al miocardio: Posible riesgo de ruptura de la pared del ventrículo izquierdo, se recomienda precaución extrema.
• Osteoporosis: Puede ser exacerbado.
>> Psicosis aguda: Puede ser agravada.
• Daño en la función renal, media a moderada o piedras: Retención de fluidos puede exacerbar estas condiciones, incrementa el riesgo de edema, especialmente con agentes que tienen actividad mineralocorticoide. Pacientes recibiendo diálisis podrían haber incrementado el riesgo de necrosis avascular con el uso prolongado de corticosteroides.
>> Infección por Strongyloides confirmado o sospecha: Inmunosupresión inducida por corticosteroides puede conllevar a hiperinfección y diseminación con expansión migratoria larval, a menudo acompañada por severa enterocolitis y septicemia gramnegativa fatal.
• Lupus eritematoso sistémico (LES): Se recomienda precaución en su uso debido a un incremento en el riesgo de necrosis aséptica.
>> Tuberculosis activa, test de tuberculina positiva, latente o historia de la misma: Puede ser exacerbado o reactivado, quimioterapia antitubercular apropiada o profilaxis debe ser administrada concurrentemente.

ADVERTENCIAS
• No administrar este medicamento intravenosamente.
• No administrar la concentración de 10 mg/mL intramuscularmente.
• No administrar la concentración de 40 mg/mL intradérmicamente o intralesionalmente.
El uso de preparaciones que contienen alcohol bencílico no es recomendado en neonatos. Un síndrome tóxico fatal que consiste de acidosis metabólica, depresión del Sistema Nervioso Central (SNC), problemas respiratorios, falla renal, hipotensión y posiblemente mareos y hemorragia intracraneal han sido asociados con este uso.

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS ESPECIALES
PRECAUCIONES

Embarazo/Reproducción
• Fertilidad: Los corticosteroides han reportado un incremento o disminución del número de motilidad de espermatozoides. Sin embargo, no se conoce que la capacidad reproductiva en humanos sea afectada adversamente.
• Embarazo: Para corticosteroides: Los corticoides atraviesan la placenta. Aunque estudios adecuados no se han realizado en humanos, hay alguna evidencia que dosis farmacológicas de corticosteroides pueden incrementar el riesgo de insuficiencia placentaria, disminución de peso al nacer o nacimientos de niños sin vida; sin embargo, efectos teratogénicos en humanos no han sido confirmados. Estudios en animales han mostrado que los corticosteroides incrementan la incidencia de hendidura palatina, insuficiencia placentaria, abortos espontáneos y retardo del crecimiento intrauterino.

Lactantes: Problemas en humanos no han sido documentados. Sin embargo, la lactancia durante el uso de altas dosis farmacológicas no es recomendada porque los corticoides son distribuidos dentro de la leche materna y puede causar efectos no deseados, tales como supresión del crecimiento e inhibición de la producción de esteroides endógenos en los infantes.

Pediatría: Infantes nacidos de mujeres quienes han recibido dosis sustanciales de corticosteroides durante el embarazo deben ser cuidadosamente observados por los signos de hipoadrenalismo y un reemplazo de la terapia debe ser administrado como se requiera. Debido a infecciones tales como varicela o sarampión pueden ser más serias (o aún fatales) en niños recibiendo dosis inmunosupresoras de corticosteroides, es recomendado un cuidado extra para evitar la exposición a estas infecciones. Terapias profilácticas con inmunoglobulina de varicela zóster (IGVZ) o inmunoglobulina intravenosa (IGIV) o intramuscular (IGIM) son apropiadas, pueden ser indicadas en pacientes expuestos. La terapia con agente antiviral puede ser indicada en pacientes si desarrollan varicela.
El uso crónico de corticosteroides puede suprimir el crecimiento y desarrollo de pacientes pediátricos y adolescentes y debe ser tomado con precaución.
Dosis pediátricas están determinadas más por la severidad de la condición y la respuesta del paciente que por la edad y el peso corporal. Del mismo modo en el tratamiento de una insuficiencia adrenocortical, el dosaje pediátrico es preferiblemente determinado en términos de mg por kg de peso corporal incrementa la posibilidad de sobredosis especialmente en muy jóvenes, niños pequeños o grandes.

Geriatría: En pacientes geriátricos es más probable que se desarrolle hipertensión durante la terapia con corticosteroides. Pacientes geriátricos especialmente mujeres posmenopáusicas, es más probable también que desarrollen una osteoporosis inducidas por glucocorticoides, parece ser que está relacionada a la dosis. La pérdida de la densidad mineral en huesos parece ser mayor durante el tratamiento y se puede recuperar cuando la medicación es retirada o se reducen las dosis. (p. ej., prednisolona menor 5 mg por día). Dosis mayores han sido asociadas con un relativo riesgo en el incremento de fracturas vertebrales y no vertebrales aun en presencia de mayor densidad en el hueso. Radiografía como rutina en pacientes pediátricos debería ser desarrollado para minimizar estas complicaciones.
La dosis de selección para pacientes mayores debe ser tomada con precaución, usualmente iniciada de dosis bajas hasta llegar al rango de la dosis, reflejando la mayor frecuencia de disminución de la función hepática, renal o cardíaca y de enfermedades concomitantes o terapia de otras drogas. Puede también ser útil el monitoreo de la función renal.

EFECTOS ADVERSOS
REACCIONES ADVERSAS: El riesgo de efectos adversos con dosis farmacológicas de corticosteroides generalmente se incrementa con la duración de la terapia y al frecuencia de administración y a una menor extensión con la dosis.
La administración crónica de dosis de reemplazo fisiológico de corticoides raramente causan efectos adversos.
La administración de glucocorticoides inyectables vía local reduce el riesgo de efectos sistémicos.
El riesgo de ambos efectos adversos, sistémico y local ésta continuamente presente en cierto grado y se incrementa con la frecuencia de las inyecciones.
La dosis farmacológica de glucocorticoides disminuyen la resistencia a infecciones, el paciente puede estar predispuesto a infecciones sistémicas durante y el tiempo siguiente a la terapia.
Incremento de susceptibilidad a infecciones puede ocurrir con el uso de corto plazo y altas dosis (terapia “pulso”) también como con un uso más prolongado. Además de los síntomas de principio o progresión de infecciones que pueden estar ocultas.
Los siguientes efectos secundarios y adversos han sido seleccionados en base de su potencial significado clínico:

Estas indican la necesidad de atención médica:
• Incidencia menos frecuente: Diabetes mellitus (visión borrosa o disminuida, frecuencia urinaria, incremento de la sed).
• Incidencia rara: Quemadura, entumecimiento, dolor u hormigueo en o cerca del lugar de la inyección, falla cardíaca congestiva –en individuos susceptibles– reacción alérgica generalizada (rash cutáneo o hinchazón) o en reacciones alérgicas locales o infección en el lugar de la inyección (enrojecimiento, hinchazón dolor u otros signos de infección o reacción alérgica), disturbios psíquicos tales como delirio (confusión, excitación, agitación, nerviosismo), desorientación, euforia (falsa sensación de felicidad), alucinaciones (viendo, escuchando o sintiendo cosas que no están ahí), episodios maníaco-depresivos depresión mental o paranoia, ceguera repentina.
Nota: Los disturbios psíquicos son más probables de ocurrir en pacientes con una enfermedad de debilitamiento crónico que la predisposición a ellos por disturbios psíquicos y en pacientes que reciben altas dosis diarias, los disturbios psíquicos pueden estar relacionados a la dosis, mejor que a la duración de la terapia, los síntomas pueden aparecer dentro de unos pocos días a 3 semanas después de iniciar la terapia. Adicionalmente la euforia o un temor a una recaída puede conducir a una dependencia psicológica o un abuso de corticosteroides.
Con administración intravenosa: Anafilaxis generalizada, (urticaria, respiración corta, hinchazón del rostro, membrana nasal y párpados, presión en el pecho, problemas en la respiración, jadeo); arritmia cardíaca, enrojecimiento del rostro o mejilla, mareos.
Nota: Administración intravenosa rápida de altas dosis de corticosteroides han sido reportadas como causa de angiodema y/o reacciones anafilácticas, mareos y muerte repentina asociada con arritmias cardíacas. se recomienda monitoreo con electrocardiograma (ECC). Equipo, medicaciones y entrenamiento personal necesario para el tratar estas complicaciones debería estar disponible inmediatamente.

Estas ocurren principalmente durante el uso de períodos largos e indican la necesidad de atención médica: Acné, supresión adrenal, necrosis avascular (dolor de hombros o caderas), catarata subescapular posterior (visión borrosa o pérdida gradual de la visión), síndrome de Cushing, los efectos incluyen redondez del rostro, hirsutismo (incremento inusual en el crecimiento del cabello), hipertensión, irregularidades menstruales, debilidad muscular (manchas rojizas púrpuras en brazos, rodillas, tronco o ingle), atrofia del tejido cutáneo o subcutáneo (piel delgada y brillante, depresión de la piel en el lugar de la inyección) – con infecciones respiratorias frecuentes, equimosis, retención de fluidos y sodio (rápido peso ganado inflamación de los pies o bajo las rodillas), glaucoma con posible daño en el nervio óptico (visión borrosa u otro cambio en la visión, dolor de ojo), supresión de crecimiento – en niños, síndrome hipocalémico (golpe irregular del corazón, calambre o dolor muscular, cansancio o debilidad muscular); cicatrización de heridas, incremento de la presión intracraneal ) dolor de cabeza, insomnio, papiledema, cansancio inusual o debilidad), infección ocular, secundario, fúngico o viral (visión borrosa u otros cambios en la visión, dolor de ojo, ojos rojizos, sensibilidad a la luz, lagrimeo), osteoporosis o fractura de hueso (dolor de espalda, costilla, brazos y piernas) – incluye compresión vertebral y fractura patológica de huesos; pancreatitis (continuo dolor abdominal o estomacal o quemadura, náusea, vómito), úlcera péptica o perforación intestinal (deposiciones sanguinolentas o negras, continuo dolor abdominal o estomacal o quemadura), dolor en el lugar de la inyección, miopatía esteroidea (debilidad muscular), ruptura de tendón, piel delgada, frágil.

Estas indicaciones necesitan atención médica sólo si continúan o son molestosas:
• Incidencia más frecuente: Irritación gastrointestinal (náusea, vómito), aumento del apetito, indigestión, nerviosismo o inquietud, problemas de sueño, aumento de peso.
• Incidencia menos frecuente o rara: Cambios en el color de la piel o hipopigmentación (oscurecimiento o aclaración del color de la piel), mareado o aturdido, enrojecimiento del rostro o mejilla, dolor de cabeza, hipo, aumento del dolor articular (siguiente al dolor intraarticular), aumento de sudoración, sangrado de nariz (siguiente a la inyección intranasal), vértigo (mareo, sensación de estar girando).
Nota: Hipopigmentación es más probable en el lugar de inyección. Enrojecimiento de rostro o mejilla puede persistir por 24 ó 48 horas. Aumento de dolor articular puede ocurrir dentro de pocas horas posinyección y persiste por más de 48 horas.

Estas ocurren principalmente después que la medicación es descontinuada, indicando un síndrome de abstinencia del corticosteroide y la necesidad de atención médica:
• Síndrome de abstinencia: Dolor abdominal o de espalda, mareos, desmayos frecuentes o continuos dolores de cabeza inexplicables, fiebre de bajo grado, dolor muscular o articular, náusea, pérdida del apetito prolongado, rápida pérdida de peso, reaparición de síntomas de la enfermedad, respiración corta, cansancio o debilidad inusual, vómito.
Nota: Terapia de abstinencia demasiado rápida, especialmente luego del uso prolongado, puede causa aguda, posiblemente amenaza de vida, insuficiencia adrenal y/o un síndrome de abstinencia no relacionada a la supresión del eje hipotalámico-pituitario-adrenal.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS
Las siguientes interacciones medicamentosas y/o problemas relacionados han sido seleccionados en base a su potencial significancia clínica (posible mecanismo en paréntesis donde es apropiado) – no necesariamente inclusive ( >> = mayor significancia clínica).
Nota: Las combinaciones que contienen alguno de los siguientes medicamentos, dependiendo de su importancia presente, también pueden interactuar con el medicamento.
Las interacciones listadas abajo incluyen las alteraciones en las concentraciones de potasio sérico y/o cambios en sodio o el balance de los fluidos son especialmente probables de ocurrir con corticosteroides, dependiendo de la dosis y la predisposición del paciente.

Acetaminofén: La inducción de enzimas hepáticas por corticosteroides pueden incrementar la formación de metabolitos hepatotóxicos del acetaminofén; sin embargo, se incrementa el riesgo de hepatotoxicidad cuando son usados concurrentemente con una terapia crónica o de altas dosis de acetaminofén.

Alcohol o antiinflamatorios no esteroideos: El riesgo de úlceras gastrointestinales o hemorragia puede ser incrementada cuando estas sustancias son usadas concurrentemente con glucocorticoides, sin embargo, el uso concurrente de AINEs en el tratamiento de artritis puede proveer un beneficio terapéutico aditivo y permite una reducción de la dosis de glucocorticoide.

>> Aminoglutetimida: La aminoglutetimida suprime la función adrenal, por lo tanto estos suplementos con glucocorticoides pueden ser requeridas).

>> Amfotericina B parenteral o inhibidores de la anhidrasa carbónica: El uso concurrente con corticosteroides puede resultar en una severa hipocalemia y osteoporosis debiendo ser tomada con precaución, las concentraciones séricas de potasio y la función cardíaca debe ser monitoreada durante el uso concurrente.
El uso concurrente de corticosteroides con acetazolamida sódica puede incrementar el riesgo de edema, también el uso concurrente puede promover el desarrollo de un acné severo.

Esteroides anabólicos o andrógenos: El uso concurrente con glucocorticoides puede incrementar el riesgo de edema, además el uso concurrente promueve el desarrollo de un acné severo).

>> Antibióticos macrólidos: Reportado por causar una disminución en la depuración del corticosteroide.

>> Anticolinesterasa: Concomitantemente el uso de corticosteroides y agentes anticolinesterasa pueden producir severa debilidad en pacientes con miastenia gravis, agentes anticolinesterasa deberían ser retirados en no menos de 24 horas antes de iniciar la terapia con corticosteroides.

Anticolinérgicos, especialmente atropina y compuestos relacionados: El uso concurrente a largo plazo de corticosteroides podría incrementar la presión intraocular.

Anticoagulante, cumarina o derivados de la indandiona o heparino estreptoquinasa o uroquinasa: Los efectos de la cumarina o derivados de la indandiona son usualmente disminuidos (pero pueden incrementarse en algunos pacientes) cuando esta medicación es usada concurrentemente con glucocorticoides, un ajuste de la dosis basado en la determinación del tiempo de protrombina puede ser necesario durante y después de la terapia de glucocorticoides.
La incidencia de potencial ulceración gastrointestinal o hemorragia durante y después de la terapia con glucocorticoides en la integridad vascular puede causar un incremento del riesgo a pacientes que reciben anticoagulantes o una terapia trombolítica.

Antidepresivos tricíclicos: Estos medicamentos no alivian y pueden exacerbar los disturbios mentales inducidos por corticosteroides, ellos no deben ser usados para el tratamiento de estos efectos adversos.

>> Agentes antidiabéticos orales o insulina: Los glucocorticoides pueden incrementar las concentraciones de glucosa sanguínea, el ajuste de la dosis de uno o más agentes puede ser necesario durante el uso concurrente de ambos agentes, el reajuste de la dosis del agente hipoglicemiante también puede ser requerido cuando la terapia de glucorticoide es descontinuada.

Agente antitiroideo u hormonas tiroideas: Cambios en los niveles de tiroides en los pacientes pueden ocurrir como un resultado de la administración, cambio en la dosis o disminución de las hormonas tiroideas o agentes antitiroideos, se puede necesitar un ajuste de la dosificación de corticosteroides porque la depuración de corticosteroides es disminuida en pacientes hipotiroideos, un ajuste de la dosis debe estar basada en los resultados de los exámenes de la función tiroidea.

Asparraginasa: Los glucocorticoides pueden incrementar los efectos hiperglicémicos de la asparraginasa y el riesgo de neuropatía y disturbios en eritropoyesis, la toxicidad parece ser menos pronunciada cuando la asparraginasa es administrada seguidamente mejor que antes o con estos medicamentos.

Carbamazepina o epinefrina o fenobarbital o fenitoína o rifampicina: El uso concurrente puede incrementar la depuración metabólica de corticosteroides, el ajuste del dosaje de corticosteroides puede ser requerida durante y el seguimiento del uso concurrente.

Contraceptivos orales, estrógenos: Los estrógenos pueden alterar el metabolismo y unión a proteínas de glucocorticoides, principalmente disminuyen la depuración, incrementando la eliminación de la vida media, e incrementando los efectos terapéuticos y tóxicos de los glucocorticoides; el dosaje de glucocorticoides puede ser requerido durante y el seguimiento del uso concurrente.

>> Glucósidos digitálicos: El uso concurrente con glucocorticoides puede incrementar la posibilidad de arritmias o toxicidad digitálica asociada con hipocalemia.

>> Diuréticos: Los efectos natriuréticos y diuréticos de estos medicamentos pueden ser disminuidos por acción del sodio y la retención de fluidos de los glucocorticoides y viceversa.
El uso concurrente de diuréticos que disminuyen el potasio con corticosteroides puede resultar en una severa hipocaliemia, es recomendado monitorizar las concentraciones séricas de potasio y la función cardíaca. Los efectos de diuréticos de potasio moderados y/o corticoides en concentraciones séricas de potasio puede ser disminuidos durante el uso concurrente; es recomendable una monitorización de la concentración de potasio sérico.

Ácido fólico: Los requerimientos pueden estar incrementados en pacientes que reciben terapia con corticosteroides a largo plazo.

>> Agentes inductores de enzimas hepáticas: El uso concurrente puede disminuir los efectos de los corticosteroides por el incremento del metabolismo de los corticosteroides resultado de la inducción del metabolismo de las enzimas microsomales hepáticas.

>> Agentes inhibidores de enzimas hepáticas: El uso concurrente puede incrementar el efecto de los corticosteroides debido a la disminución del metabolismo de los corticosteroides, resultando de la inhibición de las enzimas microsomales hepáticas.

Agentes inmunosupresores: El uso concurrente con dosis inmunosupresoras de glucocorticosteroides puede incrementar el riesgo de infección y la posibilidad de desarrollo de linfomas u otros desórdenes linfoproliferativos, estos neoplasmas pueden ser asociados con infecciones del virus de Epstein-Barr, unos pocos estudios en transplantes de órganos con pacientes que recibieron terapia inmunosupresora indican que la progresión del neoplasma puede ser revertida después que la dosis inmunosupresora es disminuida o la terapia descontinuada.

Iofendilato o metrizamida: La concurrente administración intracecal de metrizamida o iofendilato con administración intracecal de glucocorticoides peude incrementar el riesgo de aracnoiditis.

Isoniazida: Los glucocorticoides pueden incrementar el metabolismo hepático y/o excreción de isoniazida, primero disminuyen la concentración plasmática y eficacia de la isoniazida, especialmente en pacientes quienes son rápidos acetiladores, el ajuste de la dosificación de isoniazida puede ser requerido durante y siguiendo el uso concurrente).

>> Ketoconazol: Puede disminuir el metabolismo de ciertos corticosteroides por arriba del 60%, podría resultar en un riesgo incrementado de los efectos adversos de corticosteroides, ketoconazol solo puede inhibir la síntesis de costicosteroide adrenal y puede causar insuficiencia adrenal durante la eliminación del corticosteroide.

Mexiletina: El uso concurrente con glucocorticoides puede acelerar el metabolismo de mexiletina, principalmente disminuyendo la concentración plasmática de mexiletina.

>> Mitotano: El mitotano suprime la función adrenocortical, un suplemento de glucocorticoides es usualmente requerido durante la administración de mitotano, pero dosis mayores que las generalmente usadas para la terapia pueden ser requeridas debido a que el mitotano altera el metabolismo de glucocorticoides.

>> Agentes bloqueantes neuromusculares, no despolarizantes: Hipocaliemia inducida por glucocorticoides puede mejorar el bloqueo de agentes bloqueantes neuromusculares no despolarizantes, posiblemente incrementando o prolongando la depresión respiratoria o parálisis (apnea), determinación sérica de potasio puede ser una prioridad necesaria para administrar estos agentes.

>> Suplementos de potasio: Efectos de estos medicamentos y/o corticosteroides en concentraciones séricas de potasio pueden disminuir cuando estos medicamentos son usados concurrentemente es recomendable monitorizar la concentración sérica de potasio).

>> Ritrodina: El uso concurrente puede causar edema pulmonar en el embarazo, muerte materna ha sido reportada, ambos medicamentos deben ser descontinuados al primer signo de edema pulmonar.

Salicilatos: Aunque el uso concurrente con glucocorticoides en el tratamiento de artritis puede proveer un beneficio terapéutico aditivo y permite una reducción de la dosis del glucocorticoide, los glucocorticoides pueden incrementar la excreción de salicilato y reducir la concentración del salicilato; sin embargo, la dosis de salicilato requerida puede estar incrementada, el salicilismo puede ocurrir cuando la dosis de glucocorticoide es subsecuentemente disminuida o descontinuada, especialmente en pacientes que reciben grandes dosis de salicilatos (antirreumático), dosis de salicilatos, también el riesgo de úlcera gastrointestinal o hemorragia puede ser incrementado durante el uso concurrente. Se recomienda tomar precaución cuando los salicilatos son usados concurrentemente con corticosteroides en pacientes con hipoprotrombinemia.

>> Medicamentos o comidas que contienen sodio: El uso concurrente con dosis farmacológicas de glucocorticoides puede resultar en edema e incrementar la presión sanguínea, posiblemente a niveles de hipertensión.
Aunque los pacientes que reciben dosis de reemplazo de glucocorticoides pueden requerir suplemento de sodio, el ajuste de la ingesta de sodio dietario puede ser requerida cuando un medicamento tiene un alto contenido de sodio y se administra concurrentemente.

>> Somatrem o somatropina: Inhibición del crecimiento como respuesta a somatrem o somatropina puede ocurrir con el uso terapéutico crónico de dosis diaria.

Estreptozocina: El uso concurrente con glucocorticoides puede incrementar el riesgo de hiperglucemia.

>> Vacunas, virus activos u otras inmunizaciones: La administración de vacunas de virus activos a pacientes recibiendo dosis farmacológicas de glucocorticoides (inmunosupresores) puede potenciar la replicación del virus de la vacuna de ese modo el incremento del riesgo de pacientes con enfermedad viral y/o disminución de la respuesta de los anticuerpos del paciente a la vacuna y ello no es recomendado, el estado inmunológico del paciente debe ser evaluado previamente a la administración de la vacuna del virus activo, también la inmunización con vacuna de polivirus oral debe ser pospuesto en personas en contacto cercano con el paciente especialmente en miembros de la familia.
Otras inmunizaciones no son recomendadas en pacientes que reciben dosis farmacológicas de glucocorticoides (inmunosupresores) por el riesgo de incremento de complicaciones neurológicas y la posible disminución o ausencia de respuesta de anticuerpos.
La inmunización puede ser administrada a pacientes que reciben glucocorticoides por vía de administración y en cantidades que no son posibles de causar inmunosupresión, por ejemplo, estos reciben una terapia de inyección local a corto plazo (menos de 2 semanas) o dosis fisiológicas.

INCOMPATIBILIDADES
No se han reportado.

DOSIFICACIÓN Y POSOLOGIA
DOSIS Y ADMINISTRACIÓN

Dosis usual en adolescentes u adultos:
• Corticosteroide
– Inyección intraarticular, intrabursal o vainas tendinosas, 2,5 a 15 mg: La dosis podría luego ser ajustada de 10 a 80 mg diarios, como fuese necesario.
– Inyección intradérmica o intralesional, hasta
1 mg por sitio de inyección, repetido una vez a la semana o a intervalos menos frecuentes si fuese necesario.

Dosis pediátrica usual
• Corticosteroide:
– Niños hasta los 6 años de edad: Su uso no es recomendado.
– Niños de 6 a 12 años de edad: Inyección intraarticular, intrabursal o vainas tendinosas, 2,5 a 15 mg, puede repetirse la dosis si fuese necesario.

PREPARACIÓN DE LA FORMA DE DOSAJE: El vial deberá ser agitado antes de su uso para asegurar una suspensión uniforme. Observe la suspensión en busca de gránulos o cúmulos (aglomeración), un producto aglomerado resulta de la exposición a temperaturas congelantes y no debe ser usado. Después de cargar la jeringa, KENACORT-A 10 MG / ML suspensión inyectable debe inyectarse sin demora para prevenir que la suspensión precipite. Debe emplearse una técnica de cuidados para evitar la posibilidad de ingresar a un vaso sanguíneo o introducir una infección.
Durante la terapia prolongada es recomendable exámenes de laboratorio a intervalos regulares, tales como urinálisis, determinación por dos horas del azúcar sanguíneo posprandial, determinación de la presión y peso corporal, radiografía de tórax. En pacientes con antecedente de úlcera péptica o dispepsia significativa es recomendable radiografía gastrointestinal superior. Para el tratamiento de articulaciones debe seguirse la técnica de aplicación intraarticular. Si una cantidad excesiva de líquido sinovial se encuentra presente en la articulación, debe aspirarse parte, pero no todo, para ayudar al alivio del dolor y evitar la dilución del corticosteroide.
A menudo puede desearse el uso de un anestésico local antes de la administración intraarticular o intrabursal y con la inyección en las vainas tendinosas. El anestésico debe ser inyectado en el tejido blando cercano a la articulación, antes de la aplicación del corticosteroide. Una pequeña cantidad de la solución del anestésico puede ser instilado en la articulación.
En el tratamiento de tenosinovitis aguda no específica, deberá tenerse precaución de aplicar la inyección del corticosteroide dentro de la vaina tendinosa y no en la sustancia del tendón. La epicondilitis puede ser tratada infiltrando la suspensión en el área de mayor sensibilidad.
Para el tratamiento de lesiones dérmicas se deberá inyectar directamente en la lesión (intradérmico o algunas veces subcutáneo). Para exactitud de la dosificación y facilidad en la administración, se recomienda utilizar una jeringa de tuberculina y aguja calibre 23 a 25. Puede usarse cloruro de etilo en spray para aliviar el malestar de la inyección.

ALMACENAMIENTO
Almacenar entre 15 y 30 °C. Protegido de la luz y del congelamiento.

PRESENTACIÓN
KENACORT-A 10 MG/ML Suspensión inyectable: Caja con un vial x 5 mL.

Importado por:
ABEEFE BRISTOL-MYERS SQUIBB
Para información médica o de producto, por favor contacte el número de información médica de BMS al número 001 609 897 6633