SANOFI-AVENTIS DEL PERÚ S.A.
LIMA
Calle Los Sauces 374, Torre Roja Piso 3, San Isidro
Tel: 411-4710
Fax: 411-4712


AMARYL M
Comprimidos recubiertos

GLIMEPIRIDA
METFORMINA CLORHIDRATO


COMPOSICIÓN
COMPOSICIÓN
Cada COMPRIMIDO RECUBIERTO de AMARYL® M 1 mg/500 mg contiene: Glimepirida 1mg, metformina clorhidrato 500 mg. Excipientes c.s.p.
Cada COMPRIMIDO RECUBIERTO de AMARYL® M 2 mg/1000 mg contiene: Glimepirida 2 mg, metformina clorhidrato 1000 mg. Excipientes c.s.p.
Cada COMPRIMIDO RECUBIERTO de AMARYL® M 4 mg/1000 mg contiene: Glimepirida 4 mg, metformina clorhidrato 1000 mg. Excipientes c.s.p.

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS
ACCIÓN FARMACOLÓGICA: La glimepirida actúa principalmente estimulando la liberación de insulina en las células beta-pancreáticas. Este efecto se basa en el aumento de la respuesta de las células beta-pancreáticas al estímulo fisiológico de la glucosa.
La metformina potencia el efecto de la insulina. Se postula que la metformina disminuye la producción de glucosa hepática y mejora la sensibilidad a insulina por incremento del ingreso y utilización de glucosa periférica. Adicionalmente, los efectos metabólicos de la metformina incrementan las reservas de glucógeno hepático en pacientes diabéticos (pero no en pacientes no diabéticos), reduce la oxidación de ácidos grasos y la formación de acetil coenzima A y podría disminuir la absorción de glucosa intestinal.

INDICACIONES
Tratamiento de la diabetes tipo 2: AMARYL® M está indicado como terapia adjunta a la dieta y al ejercicio para bajar la glucosa en sangre en pacientes con diabetes tipo 2 (conocida previamente como diabetes mellitus no insulina dependiente [DMNID]), cuya hiperglucemia no puede ser controlada sólo con dieta ni ejercicios.
• En caso de que la monoterapia con glimepirida o metformina no dé lugar a un control adecuado de la glucemia.
• Para la sustitución de la terapia combinada con glimepirida y metformina.

CONTRAINDICACIONES Y ADVERTENCIAS
CONTRAINDICACIONES
Excepto bajo circunstancias especiales, esta medicación no debe ser usada cuando existen los siguientes problemas médicos:
• Cetoacidosis diabética, con o sin coma (esta condición debe ser tratada con insulina).
• Cualquier condición que necesite un control de glucosa sanguínea cercana como: quemadura severa, deshidratación, coma diabético, cetoacidosis diabética, coma hiperosmolar no cetósido, infección severa, cirugía mayor, trauma severo.
• Condiciones asociadas con hipoxemia, como: insuficiencia cardiorrespiratoria, colapso cardiovascular, insuficiencia cardíaca congestiva, infarto de miocardio agudo, enfermedad hepática: severa, aguda o crónica, acidosis láctica: activa o historia previa, alteración de la función renal o enfermedad renal.
• Exámenes médicos o diagnósticos usando medio de contraste iodado intravascular como: angiografía, colangiografía intravenosa, tomografía computarizada, pielografía, urografía.
• Embarazo y lactancia.
• Hipersensibilidad a las sulfonilureas, sulfonamidas, biguanidas o cualquiera de los excipientes.
• Hipersensibilidad a metformina.

El riesgo/beneficio debe ser considerado cuando existen los siguientes problemas médicos: Insuficiencia adrenal condición de debilidad física, deterioro de la función hepática, malnutrición, insuficiencia de la pituitaria, deterioro de la función renal, fiebre alta, infección, cirugías, trauma, diarrea, gastroparesia, obstrucción intestinal, otras condiciones que causan retardo en la absorción de comida, vómitos, hipersensibilidad a la glimepirida.

Condiciones que causan hiperglucemia, como: Cambios hormonales femeninos, hipercortisolismo no óptimamente tratado, estrés psicológico, hipertiroidismo no controlado óptimamente.

Condiciones que causan hipoglucemia, como: Insuficiencia adrenal no controlada óptimamente, condiciones físicas debilitantes, malnutrición, insuficiencia pituitaria no controlada óptimamente, hipotiroidismo no controlado óptimamente.

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS ESPECIALES
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS: Se puede necesitar una vigilancia estrecha durante la primera semana de tratamiento a causa del aumento del riesgo de hipoglucemia. Los siguientes son los pacientes o padecimientos que suponen un riesgo de hipoglucemia:
• Paciente no dispuesto o incapaz de cooperar (más frecuente en los ancianos).
• Desnutrición, irregularidad en los horarios de las comidas, omisión de comidas.
• Desequilibrio entre la actividad física y la ingestión de carbohidratos.
• Alteraciones de la dieta.
• Consumo de alcohol, especialmente en combinación con omisión de comidas.
• Deterioro de la función renal.
• Deterioro grave de la función hepática.
• Sobredosificación de este fármaco.
• Ciertos trastornos descompensados del sistema endocrino (p. ej., trastornos de la función tiroidea y de la hipófisis anterior o insuficiencia de la corteza suprarrenal) que afectan metabolismo de los carbohidratos o la contrarregulación de la hipoglucemia.
• Administración concomitante de algunas otras medicinas.
En estos casos se hace necesaria una estrecha vigilancia de la glucemia y se debe reportar los síntomas de la hipoglucemia. Si están presentes dichos factores de riesgo de hipoglucemia, puede ser necesario ajustar la dosificación de este fármaco o toda la terapia.
Esto también se aplica cuando sobreviene una enfermedad durante la terapia o cambios en el estilo de vida del paciente. Los síntomas de hipoglucemia que reflejan la contrarregulación adrenérgica del organismo pueden ser más leves o estar ausentes cuando la hipoglucemia se desarrolla gradualmente, en los ancianos y cuando existe neuropatía autonómica o cuando el paciente está recibiendo tratamiento concomitante con beta-bloqueadores, clonidina, reserpina, guanetidina u otros fármacos simpaticolíticos.

Embarazo y lactancia: Este fármaco no se debe tomar durante el embarazo. De lo contrario, existe el riesgo de causar daño al feto. La paciente que está o planea quedar embarazada tiene que informar de este hecho a su médico.
Se recomienda que estas pacientes cambien su tratamiento a insulina.
A fin de evitar la posible ingestión con la leche materna y las posibles lesiones del niño, las mujeres que amamantan no deberán tomar este fármaco. De ser necesario, la paciente deberá cambiarse a insulina o dejar de amamantar.

Uso en niños: No se han establecido la seguridad y la eficacia en los niños. No se han hecho estudios en la diabetes de los jóvenes que aparece en la madurez (MODY).

Uso en ancianos: Se sabe que la metformina se excreta en grado sustancial por el riñón y dado que el riesgo de reacciones adversas serias con el fármaco es mayor en pacientes que sufren deterioro de la función renal, sólo se debería usar en pacientes con función renal normal. Puesto que el envejecimiento se asocia con una reducción de la función renal, la metformina deberá ser usado con precaución conforme la edad avanza. Se debe tener cuidado con la selección de la dosis y basarla en una vigilancia cuidadosa y regular de la función renal. En general, en los pacientes ancianos la metformina no se deberá titular hasta la dosis máxima.
No se encontraron diferencias farmacocinéticas en pacientes con diabetes tipo 2 mayores de 65 años de edad, cuando se les compara con pacientes más jóvenes que 65 años de edad que tomen glimepirida. Sin embargo, el área bajo la curva de concentración-tiempo en plasma (AUC) en estado constante para el paciente mayor era cerca del 13% más bajo que para el paciente más joven. También el peso-ajustado de aclaramiento para el paciente más viejo era cerca del 11% más alto que para el paciente más joven.
La hipoglucemia puede ser difícil de reconocer en pacientes de edad madura. Adicionalmente, dichos pacientes son más propensos a tener deterioro de la función renal, la cual puede incrementar la sensibilidad al efecto de la glimepirida en bajar la glucosa. La terapia en estos pacientes debe ser iniciada con la dosis mínima de glimepirida.

EFECTOS ADVERSOS
REACCIONES ADVERSAS
Las siguientes indicaciones requieren atención médica:
• Incidencia menos frecuente: Hipoglucemia (ansiedad, visión borrosa, sudor frío, coma, confusión, piel pálida, dificultad en la concentración, somnolencia, excesivo apetito, aceleración de latidos cardíacos, dolor de cabeza, náusea, nerviosismo, pesadillas, sueño agitado, convulsiones, tremor, desórdenes al hablar, cansancio o debilidad inusual).
• Incidencia rara: Reacciones alérgicas en la piel (eritema, erupciones morbiliformes o maculopapular. prurito, urticaria); visión borrosa y cambios en la acomodación; hiponatremia (depresión, mareos, dolor de cabeza, letargo, nauseas, hinchazón o tumefacción de la cara, tobillos o manos con progresión a convulsiones ocasionales, coma o estupor) anemia megaloblástica; acidosis láctica.
Nota: las reacciones alérgicas de la piel pueden ser transitorias o pueden desaparecer con el uso de AMARYL® M. Sin embargo, si las reacciones a la piel persisten, el uso de AMARYL® M deberá ser descontinuado.
Las siguientes indicaciones requieren mención médica solo si persisten o son molestas:
• Incidencia menos frecuente o rara: Diarrea; mareo; dolor gastrointestinal; flatulencia, dolor de cabeza; náuseas; cansancio inusual o debilidad; vómitos; anorexia, sabor metálico, pérdida de peso.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS
INTERACCIONES CON OTROS MEDICAMENTOS Y CON ALIMENTOS: Alcohol, cimetidina, amilorida, nifedipino, digoxina, morfina, procainamida, quinidina, quinina, ranitidina, triamtereno, trimetoprim, vancomicina, furosemida, fluconazol, cloranfenicol, alopurinol, acetozolamida, barbitúricos, clonidina, reserpina, guanetidina, cumadín, antibióticos nefrotóxicos, gentamicina, epinefrina, ácido nicotínico, gliburida, furosemida, nifedipino, compuestos catiónicos, bloqueadores de canales de calcio e isoniacida.

Medicaciones que causan hiperglucemia, como: Anticonceptivos orales que contengan estrógenos; corticosteroides; diuréticos: tiazidas; estrógenos; isoniacida; niacina; fenotiazidas, especialmente clorpromazina; fenotizinas; fenitoína; agentes simpaticomiméticos; hormonas tiroideas; miconazol; simpaticolíticos, tales como agentes beta-bloqueadores adrenérgicos.

Medicaciones que causan hipoglucemia como: Clofibrato, inhibidores de la monoaminooxidasa, probenecid, propanolol, rifabutina, rifampicina, salicilatos, sulfonamidas de larga acción, sulfonilureas.

Medicamentos con alta capacidad de unión a las proteínas, tales como: Drogas antiinflamatorias no esteroideas (AINEs), anticoagulantes derivados de la cumarina, cloranfenicol, inhibidores de la monoamino-oxidasa (MAO), probenecid, salicilatos, sulfonamidas.

INCOMPATIBILIDADES
Ninguna conocida.

SOBREDOSIFICACIÓN
TRATAMIENTO EN CASO DE SOBREDOSIS
Dado que este fármaco tiene glimepirida, la sobredosificación puede producir hipoglucemia. La hipoglucemia leve sin pérdida de conocimiento o hallazgos neurológicos se debe tratar de forma radical con glucosa oral y ajustes de la dosificación del fármaco o los patrones de alimentación. La vigilancia estrecha debe continuar hasta cuando el médico se asegura que el paciente está fuera de peligro. Las reacciones hipoglucémicas graves con coma, convulsiones, u otras afecciones neurológicas se presentan con poca frecuencia, pero constituyen emergencias médicas que requieren hospitalización inmediata. Si se diagnostica o sospecha un coma hipoglucémico, el paciente debe recibir la inyección intravenosa rápida de una solución concentrada de glucosa (50%). Esto debe ir seguido de una infusión continua de una solución más diluida (10%) de glucosa a una velocidad que mantenga la glucemia en un nivel por encima de 100 mg/dL. Los pacientes deberán someterse a estrecha vigilancia durante un mínimo de 24 a 48 horas, dado que la hipoglucemia puede reaparecer después de una aparente recuperación clínica.
Dado que este fármaco incluye metformina, se puede presentar una acidosis láctica. No se ha visto hipoglucemia con la ingestión de hasta 85 gramos de clorhidrato de metformina. Metformina es dializable con una depuración de hasta 170 mL/min en buenas condiciones hemodinámicas. Por tanto, la hemodiálisis puede ser de utilidad para eliminar el fármaco acumulado en los pacientes en quienes se sospecha una sobredosificación de metformina. Si, por ejemplo, el paciente está inconsciente, está indicada la infusión intravenosa de solución concentrada de glucosa (para adultos, por ejemplo, iniciando con 40 ml de solución al 20%).
Alternativamente, en adultos puede considerarse la administración de glucagón, en dosis, por ejemplo, de 0,5 a 1 mg I.V., S.C. o I.M.
En particular, cuando se trata la hipoglucemia debido a una ingesta accidental de AMARYL® M en infantes y niños, la dosis de glucosa administrada debe ser cuidadosamente ajustada en vista de la posibilidad de que se produzca una hipoglucemia peligrosa y debe ser controlada mediante el estrecho monitoreo de la glucosa sanguínea.
Después de que se ha completado el reemplazo agudo de glucosa, usualmente es necesario administrar una infusión intravenosa de glucosa en una concentración más baja, para asegurar que la hipoglucemia no recurra. El nivel de glucosa en la sangre del paciente debe ser cuidadosamente monitoreado durante al menos 24 horas.

DOSIFICACIÓN Y POSOLOGIA
DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Para administración oral.

General: La base para el tratamiento exitoso de la diabetes es una buena dieta, actividad física regular, y exámenes regulares de sangre y orina. Las tabletas o la insulina no pueden compensar si el paciente no mantiene la dieta recomendada.
La dosis se determina por los resultados de las pruebas de glucosa en sangre y en orina.
Los errores, como por ejemplo, olvidarse de tomar una dosis, nunca se deben corregir con la toma subsiguiente de una dosis mayor. Las medidas para lidiar con tales errores (particularmente olvido de una dosis o saltarse una comida) o con situaciones en las que no se puede tomar una dosis en el momento prescrito, deben discutirse y acordarse entre el médico y el paciente, con antelación.
AMARYL® M debe administrarse con el desayuno o con la primera comida principal del día, y con la comida de la noche.
La selección de la dosis de AMARYL® M debe basarse en las dosis actuales de glimepirida y metformina del paciente.

Recomendaciones de dosificación
• Para pacientes que no están adecuadamente controlados con la terapia con metformina, la dosis inicial de AMARYL® M es 1/500 dos veces al día, y no debe exceder la dosis diaria de metformina que ya se toma (ver Cuadro).
• para pacientes que no están adecuadamente controlados con la terapia con glimepirida, la dosis inicial de AMARYL® M es 1/500 dos veces al día y no debe exceder la dosis diaria de glimepirida que ya se toma (ver Cuadro).
Cuadro: AMARYL® M: Dosis diaria total

Terapia anterior

AMARYL® M

Dosis diaria total al final de la titulación

Concentración del comprimido recubierto (mg glimepirida/mg metformina)

Número de comprimidos recubiertos

Metformina

2000 mg / día

2/1000

1 comprimido recubierto bid

Glimepirida

4 mg / día

2/1000

1 comprimido recubierto bid


Para pacientes con dosis de metformina entre 1000 y 2000 mg/día, o de glimepirida entre 3 y 6 mg, la dosificación de AMARYL® M requiere individualizar la terapia.
Para pacientes tratados anteriormente con terapia combinada con glimepirida y metformina, que se pasan a AMARYL® M, la dosis inicial no debe superar la dosis diaria de glimepirida y metformina que ya se tomaban. Para establecer la dosificación de mantenimiento, se hacen ajustes de aumento o reducción de la dosis cada 15 días, y se deberán basar en los resultados de las pruebas de laboratorio y tolerancia. Cuando se ha logrado el control metabólico, la eficiencia se debe evaluar con la medición de la hemoglobina glicosilada (HbA1c) cada 3 meses.

Población específica de pacientes: Se contraindica el uso de AMARYL® M durante el embarazo y la lactancia.
La dosis inicial y de mantenimiento de AMARYL® M debe ser conservadora en pacientes de edad avanzada, debido al potencial de función renal menor en esta población. Cualquier ajuste de dosis requiere una evaluación cuidadosa de la función renal.
Hay información limitada disponible sobre el uso de glimepirida en la insuficiencia renal. Los pacientes con daño en la función renal pueden ser más sensibles al efecto reductor de glucosa de glimepirida.
Es necesario monitorear la función renal, para ayudar a prevenir acidosis láctica relacionada con la metformina, particularmente en los ancianos.

Uso con insulina: En pacientes que no están adecuadamente controlados con la dosis diaria máxima de AMARYL® M, se puede iniciar terapia concomitante con insulina. Mientras se mantenga la dosis de AMARYL® M, se inicia el tratamiento con insulina en dosis bajas y se titula hacia arriba, según el nivel deseado de control metabólico. La terapia de combinación se debe iniciar bajo supervisión médica cercana.

Sustitución de otro antidiabético oral: Si el paciente se está controlando con una sulfonilurea que no sea cloropropamida, esta debe suspenderse 24 horas antes de comenzar terapia con AMARYL® M, si es clorpropamida, esta debe suspenderse 48 horas antes de comenzar terapia con AMARYL® M.

ALMACENAMIENTO
Consérvese a temperatura inferior de 30 °C.

Importado y distribuido por:
SANOFI-AVENTIS DEL PERÚ S.A.
Calle Los Sauces 374 Torre Roja
Piso 3, San Isidro, Telf.: 411-4710
Lima 27, Perú