»Inicio

 

CUIDADOS DE LA FAMILIA A LA MADRE GESTANTE Y AL NIÑO POR NACER

Siendo la familia la unidad básica de salud debe involucrarse en el cuidado de la madre gestante y del Niño por Nacer para lograr un ambiente propicio. Las muestras de apoyo, cariño, solidaridad que prodiga la familia son fundamentales para lograr un embarazo sin preocupaciones. El embarazo es responsabilidad de todos.

  • El papá debe involucrarse activamente durante el periodo prenatal acompañando a la madre en su control, participando en las clases de preparación para el parto, fortaleciendo así su relación.

  • El proporcionar un ambiente seguro y lograr comunicar el amor que sienten por sus hijos es la clave para lograr un crecimiento y desarrollo del embarazo adecuado.

  • El primer estímulo que recibe el bebé de la madre es la respiración: cada minuto la madre respira de doce a 16 veces, haciendo expandir el tórax y presionando el abdomen. Precozmente el feto comienza a oír los latidos cardiacos de la mamá.

  • Es importante que los padres reconozcan que cada Niño por Nacer es un ser personal, único, individual, autónomo, que tiene sus propios ritmos, y así aprenderán a interactuar en forma natural con él.

  • Es bueno que conozcan que el bebé tiene estados de atención y perdida de concentración, tiene la capacidad de estar alerta, de estar conciente, cuando los ojos están abiertos.

  • El Niño por Nacer necesita que le hablen que piensen en él con amor, y que sus padres establezcan con él un vínculo fuerte y permanente desde las primeras etapas de su vida intrauterina.