DROGAS

el colera

La Asamblea tomó esa medida el 7 de diciembre de 1987, sobre la base de lo recomendado por la Conferencia Internacional sobre el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, que había aprobado el 26 de junio de 1987 el Plan Amplio y Multidisciplinario de actividades futuras en materia de fiscalización del uso indebido de drogas.

El 23 de febrero de 1990, durante el período extraordinario de sesiones dedicado al uso indebido de drogas, la Asamblea aprobó el Programa Mundial de Acción contra las Drogas Ilícitas y declaró que se observaría el Día Internacional como parte de las acciones para conseguir que el público tuviera mayor conciencia de la lucha contra el uso indebido y promover la adopción de medidas preventivas.

Contradrogas
En representación del Gobierno Peruano, es el interlocutor ante la Comunidad Internacional en materia de drogas. Es la entidad encargada de la captación y canalización de recursos financieros y asistencia técnica de fuentes de Cooperación Internacional hacia las instituciones que ejecutan programas y proyectos de Prevención, Rehabilitación y Desarrollo Alternativo.

El uso indebido y el tráfico ilícito de drogas constituyen un problema de trascendencia nacional que afecta a la sociedad peruana, en especial a los grupos humanos más vulnerables, conformados por los niños, niñas y adolescentes.

Antecedentes:
El consumo de sustancias psicoactivas ha sido una costumbre ancestral entre las poblaciones humanas; solía ser un acto de naturaleza ritual, cuya regulación y significado estaban inscritos en una compleja trama cultural.

En el pasado, la ingestión de estas sustancias se vinculaba a prácticas o ceremonias religiosas o espirituales. Esto ocurría en los casos de la marihuana, cultivada tanto en Asia como en India; asimismo, la hoja de coca, consumida por parte de la nobleza Inca; o los alucinógenos, utilizados en épocas precolombinas, como práctica folclórica.

Las primeras experiencias estuvieron asociadas a patrones culturales e incluso al terreno medicinal, pero con el transcurrir del tiempo, aparecieron efectos adversos que empezaron a ramificarse en diversos ámbitos, ya sean psicológicos, médicos y sociales. Las repercusiones psicosociales, en particular la violencia y el deterioro sociofamiliares, se hacen mucho más evidentes en el presente siglo, debido al aumento del consumo de sustancias ilegales.

Pero el agravamiento del consumo es sólo un aspecto de un fenómeno mucho mayor, ya que junto con él han venido consolidándose los procesos de producción y comercialización de estas sustancias.

¿CUÁLES SON LAS DROGAS DE MAYOR CONSUMO EN EL PERÚ?

Dentro de las drogas legales, se encuentran:

  • Alcohol.
  • Cigarros.
Dentro de las drogas ilegales, se encuentran:
  • Marihuana.
  • Cocaína (PBC).
  • Terocal y otros alucinógenos.
El abuso de drogas y la drogadicción

Muchas personas miran al abuso de drogas y a la drogadicción estrictamente como un problema social. Padres, adolescentes, adultos mayores y otros miembros de la comunidad tienden a describir a la gente que usa drogas como personas moralmente débiles o que tienen tendencias criminales. Creen que las personas que abusan de las drogas deben ser capaces de dejar de usarlas si están dispuestos a modificar su comportamiento.

Estos mitos no sólo han creado estereotipos de las personas que tienen problemas relacionados con las drogas, sino también de sus familias, sus comunidades y de los profesionales de salud que trabajan con ellos.

El abuso de drogas y la drogadicción son problemas de salud pública que afectan a muchas personas y que tienen amplias repercusiones sociales.

La drogadicción sí comienza con el abuso de drogas, cuando un individuo decide conscientemente usar drogas. Pero la adicción no es solamente "mucho uso de drogas". Estudios científicos recientes proveen pruebas abrumadoras de que las drogas no sólo interfieren con el funcionamiento normal del cerebro al crear fuertes sentimientos de placer, sino que también tienen efectos duraderos sobre el metabolismo y la actividad del cerebro. En algún momento, ocurren cambios en el cerebro que pueden convertir al abuso de drogas en adicción, una enfermedad crónica y recurrente. Los drogadictos sufren de ansias y uso compulsivo de la droga, y no pueden dejar de usarla por sí mismos. Necesitan un tratamiento para poder terminar con este comportamiento compulsivo.

¿Qué es la marihuana?

La marihuana es una mezcla verde, marrón o gris de hojas y flores secas de la planta de cáñamo Cannabis Sativa. La marihuana contiene 400 productos químicos que causan euforia, pero el THC o delta-9-tetrahidrocanabinol es el ingrediente principal.

¿Es adictiva?

Sí. Estudios han comprobado que el uso constante de la marihuana crea tolerancia hacia la droga. Esto significa que la persona tiene que fumar más cantidad para sentir la euforia que solía sentir con pequeñas dosis.

También crea una dependencia psicológica, lo cual significa que la persona apetece la droga por sus efectos.

Asimismo, el cuerpo desarrolla una dependencia física hacia la droga, mostrando síntomas de falta de la droga tales como dificultad para dormir, nerviosismo y mal genio.

Una droga es adictiva cuando causa un deseo de búsqueda y consumo compulsivo e incontrolable, a pesar de los efectos adversos sociales y sobre la salud. La marihuana cumple con estos requisitos. Anualmente, más de 120,000 personas buscan tratamiento para su adicción primaria a la marihuana.

Efectos del uso de la marihuana

Los efectos físicos observados regularmente son:

  • Aceleración sustancial del ritmo cardíaco.
  • Ojos inyectados (de sangre).
  • Sequedad en la boca y en la garganta.
  • Aumento del apetito.
  • Reduce la capacidad de comprensión y memoria a corto plazo.
  • Altera el sentido del tiempo.
  • Disminuye la capacidad para realizar tareas que requieren concentración y coordinación motora.
  • Paranoia (delirio de persecución).
  • Psicosis (alteraciones mentales).

¿CÓMO DECIR NO A LAS DROGAS?

  • No, gracias, quiero permanecer en control.
  • No, gracias, me siento bien sin usarla.
  • No, gracias, eso no es para mí.
  • No, gracias, la alegría está dentro de mí.
  • No, gracias, quiero mantener mi cabeza despejada.
  • No, gracias, mi vida vale mucho.
  • No, gracias, primero es mi futuro.
  • No, gracias, yo soy feliz así.
  • Yo paso, es una decisión personal.


El crack y la cocaína

La cocaína es una de las drogas adictivas más potentes. Una vez que una persona ha probado la cocaína, no puede prever ni controlar hasta qué punto seguirá usándola.

Las principales formas de administración de cocaína son la aspiración o inhalación, la inyección y el fumar (incluso cristales de cocaína y crack). La inhalación es un proceso que consiste en aspirar polvo de cocaína a través de las ventanillas de la nariz, donde se absorbe a la corriente sanguínea por medio de los tejidos nasales.

La inyección es el acto de usar una aguja para aplicar la droga directamente a la corriente sanguínea. El fumar entraña inhalación del vapor o humo de cocaína a los pulmones, donde la absorción a la corriente sanguínea es tan rápida como por inyección.

"Crack" es el nombre vulgar de la cocaína obtenida a partir de clorhidrato de cocaína y convertida en cristales que se pueden fumar. En lugar de ser necesario emplear el método más volátil de tratamiento de cocaína con éter, la cocaína crack se trata con amoníaco o bicarbonato de sodio y agua y se calienta para retirar el clorhidrato, con lo que se produce una forma de cocaína que puede fumarse. El término "crack" se refiere al crujido que se oye cuando se fuma (o se calienta) la mezcla, presuntamente causado por el bicarbonato de sodio.

Hay un gran riesgo, ya sea que la cocaína se inhale, se inyecte o se fume. Al parecer, el uso compulsivo de cocaína puede acelerarse si la sustancia se fuma en lugar de absorberse por vía intranasal. El fumar permite que dosis extremadamente altas de cocaína lleguen al cerebro muy rápido y produzcan un estímulo intenso e inmediato. El usuario de drogas inyectables está expuesto al riesgo de transmitir o contraer la infección por el VIH/Sida si comparte agujas u otro equipo de inyecciones.

¿QUÉ ES EL ALCOHOLISMO?

El alcoholismo es una enfermedad crónica, un desorden de la conducta caracterizada por la ingestión repetida de bebidas alcohólicas hasta el punto de que excede a lo que está socialmente aceptado y que interfiere con la salud del bebedor, así como con sus relaciones interpersonales o con su capacidad para el trabajo.

¿Qué consecuencias tiene el alcoholismo?

Un enfermo alcohólico tiene problemas en todos los ámbitos de su vida. Desde los físicos, en su organismo, hasta los familiares y sociales. A nivel individual, el alcohol puede propiciar la aparición de cirrosis hepática, que es una enfermedad del hígado que lo puede llevar a la muerte, en ocasiones luego de una dolorosa agonía.

También pueden presentarse trastornos mentales caracterizados por alucinaciones visuales y auditivas, irritación e intranquilidad, depresión, angustia y lagunas mentales, entre otros síntomas.

A nivel familiar, la conducta del alcohólico tiene un efecto directo en su cónyuge, sus hijos y el resto de sus parientes cercanos. Cuando hay un alcohólico en casa, se crea un ambiente de ansiedad, violencia y conflictos serios que dañan la salud familiar.

A nivel social, el alcoholismo está estrechamente ligado con el aumento de los índices de violencia y criminalidad. Es un factor importante en los accidentes de tránsito. También propicia el ausentismo laboral y la pérdida de empleo.

MITOS SOBRE EL ALCOHOLISMO

Que el alcohol no es una droga...

Esta falsa afirmación proviene del desconocimiento acerca de lo que es una droga. Los médicos definen a las drogas como cualquier sustancia que al introducirse al organismo produce una alteración en su funcionamiento. El alcohol tiene esa característica y es, por lo tanto, una droga. Además, es una de las drogas capaces de producir adicción o dependencia.

Que las personas con mayor resistencia cuando toman alcohol corren menos peligro de llegar a ser alcohólicas.
Es un error creer que si a alguien "no se le sube" aunque tome al parejo de los demás, esa persona es más resistente a la bebida y en consecuencia está más lejos de caer en alcoholismo. Lo cierto es que hasta los de mayor resistencia, si siguen tomando en exceso, tarde o temprano pasarán a la siguiente etapa en la que, por el contrario, con una o dos copas caerán en estado de embriaguez. Y sólo estarán a un paso de volverse alcohólicos.

Que con tomar café bien cargado o meter la cabeza en agua fría se puede bajar la borrachera.

La verdad es que hasta la fecha no se conoce ninguna sustancia que ayude al cuerpo a eliminar el alcohol. Tampoco se tiene noticia de que determinadas maniobras sean efectivas para acortar la duración de la embriaguez.

Que el alcoholismo se puede curar con medicinas yerbas y otros remedios
Ojalá esto fuera cierto, pero lamentablemente es una mentira. Hasta ahora no se conoce ninguna sustancia que cure definitivamente el alcoholismo. Esto no significa que en determinados casos no se puedan y deban usar medicamentos para combatir algunos de sus efectos. Aveces son bueno auxiliares en el tratamiento, siempre y cuando los recete un médico.

¿CÓMO RECONOCER A UN FARMACODEPENDIENTE?

Alteración de la Voluntad
Es una de las alteraciones más serias y frecuentes en el farmacodependiente y está relacionada particularmente al consumo de la droga. La persona afectada generalmente ha intentado infinidad de veces dejar el consumo sin poder lograr este propósito.

Falta, escasa o ambivalente conciencia de enfermedad Con frecuencia en los primeros estadíos de la enfermedad el farmacodependiente minimiza, justifica o niega tener problemas con drogas.

Consecuencias Negativas por el uso de las drogas
Las alteraciones más frecuentes son a nivel de carácter, estudio, trabajo, así como a nivel familiar y social, evidenciándose deterioro en estas áreas que varían según el tipo de droga, de la forma de ser de la persona y del estrato socioeconómico de donde proviene. Con frecuencia la familia se preocupa de estos cambios, sin percatarse que el consumo de drogas ya se ha iniciado.

Manifestaciones producidas por la supresión de la droga y/o el consumo continuo
En el primer caso se presentan los síntomas de abstinencia, estos aparecen cuando la persona intenta dejar la droga, los más frecuentes son angustia, desesperación, temblores, etc.
En el segundo caso, un consumo prolongado lleva a la persona a desarrollar tolerancia es decir cada vez se necesita más droga para conseguir el mismo efecto. Ambas manifestaciones : la abstinencia y la tolerancia se vinculan con la dependencia física.

Grados variables de conductas antisociales
Aquí se incluyen todas aquellas conductas que van contra las normas sociales establecidas. La persona para conseguir droga miente, se torna agresiva, manipula, asalta. Los valores se pierden, se vuelve irresponsable, irrespetuoso, llegando incluso a perder el cuidado de su higiene personal.

LA FAMILIA Y LA PREVENCIÓN

Es evidente que la epidemia del consumo de drogas tanto legales como ilegales que nos impacta en la actualidad, ha despertado finalmente un alto índice de conciencia social al respecto. Es frecuente encontrar la actitud de esperar que alguien o algo nos resuelva este problema que puede afectar a nosotros directamente o a nuestros hijos o familiares. Sin embargo, se nos olvida que TODOS tenemos una responsabilidad social de formar parte de la solución.

Para poder actuar en prevención del consumo de drogas en niños y jóvenes, es necesario volver una y otra vez a la misma conclusión: la familia es la entidad donde debemos comenzar nuestros esfuerzos.

Los enfoques modernos en prevención nos indican que la amenaza o castigo no son efectivos. Nuestros esfuerzos, mas bien deben fundarse en el fortalecimiento de los valores y habilidades humanas, la comunicación, la educación, el respeto mutuo y el amor familiar.

CRECIENDO SIN DROGAS

HABLA: Acerca de los daños que causan las drogas. Ayúdalos a cambiar la falsa idea de que "es normal que las personas ingieran alcohol, fumen tabaco u usen droga

ESCUCHA: Atentamente a tus hijos. Ellos no dudarían en compartir sus experiencias si les demuestras interés y das valor a sus opiniones.

AYUDA: A hacerlos sentir bien consigo mismos. Tu respaldo a sus esfuerzos y logros es importante porque fortalece su confianza y autoestima

DESARROLLA: Valores firmes y adecuados. Tus hijos tendrán la suficiente fuerza y entereza para decir NO al consumo de drogas

BRINDA: Un buen ejemplo. Los hábitos y actitudes que practiques respecto al consumo de alcohol y las drogas, influenciarán fuertemente en las ideas que tus hijos desarrollen en relación al consumo.

ENSEÑA: A vencer la presión de grupo. Los hijos que han aprendido a ser respetuosos, cariñosos y seguros de sí mismos, sabrán qué actitud asumir cuando les inviten droga.

COMPARTE: Experiencias con otros padres. Conversa sobre la prevención del alcohol y las demás drogas. Esto te ayudará a comparar y reforzar el diálogo permanente dentro de su hogar.

INFORMATE: Que debe hacerse cuando se tiene problemas de drogas. Busca ayuda y orientación calificada y aprende a reconocer los signos exteriores relacionados al consumo de drogas.

ESTABLECE: Reglas de respeto familiar y social. Es muy útil llegar a acuerdos respecto a la prohibición del alcohol, cigarrillos y las demás drogas dentro y fuera del hogar.

FOMENTA: Actividades sanas y creativas. El deporte, los pasatiempos y las actividades recreativas ayudan a prevenir y combatir el uso del alcohol, tabaco y las demás drogas.