SALUD MENTAL

el colera

¿QUE ES LA SALUD MENTAL?

Mucha gente, cuando escucha el término de salud mental, piensa en enfermedad mental. Pero la salud mental es mucho más que la ausencia de enfermedad mental.

Tiene relación con la vida cotidiana de todos nosotros, con el modo con que cada uno se lleva con sus familia, en el colegio, en el trabajo, en el juego, con sus pares, en su barrio, en la comunidad.

La salud mental es algo que todos deseamos para nosotros mismos, ya sea que lo sepamos por su nombre o no. Cuando hablamos de la felicidad, de la tranquilidad de espíritu, de la capacidad de goce o satisfacción, estamos usualmente hablando de la salud mental.

SI A LA ATENCION

No hay porqué temer a los que sufren una enfermedad mental. Ésta puede afectar a cualquiera. No hay que desatender los signos tempranos de la enfermedad. Es preciso luchar contra los mitos y las ideas falsas.

NO A LA EXCLUSION

No existe justificación ética, científica ni social para excluir de la comunidad a las personas que sufren una enfermedad mental o trastorno cerebral. El sistema de atención a la salud puede abrir el camino. En buena lógica, no hay razón para excluir del sistema asistencial a los servicios de salud mental. La paridad entre la salud física y la mental es primordial.

SALUD MENTAL: MITOS Y REALIDADES

MITO: "LOS TRANSTORNOS MENTALES Y CEREBRALES AFECTAN SÓLO A LOS ADULTOS DE LOS PAÍSES RICOS..."

REALIDAD: "AFECTAN A TODOS, NIÑOS Y ADULTOS, RICOS Y POBRES."

Los trastornos mentales y cerebrales afectan a los adultos, ancianos, niños y adolescentes.

Aproximadamente, uno de cada cinco jóvenes (hasta 15 años de edad) sufren de alguno de estos trastornos. Como la mayor parte de los tratamientos se han destinado tradicionalmente a los pacientes adultos, un gran número de niños se quedan sin tratar y, como consecuencia, se desatiende la necesidad de una intervención temprana en la infancia.

Unos 17 millones de jóvenes de 5 a 17 años de edad de América Latina y el Caribe padecen trastornos mentales o cerebrales de gravedad suficiente como para requerir tratamiento.

MITO: "ES IMPOSIBLE AYUDAR A ALGUIEN AQUEJADO DE UN TRASTORNO MENTAL O CEREBRAL..."

REALIDAD: "EXISTEN TRATAMIENTOS Y SE PUEDE PRESTAR APOYO A LAS PERSONAS QUE CUIDAN A ESTOS PACIENTES."

Algunas personas se recuperan totalmente de los trastornos mentales y neurológicos, a otras les resulta más difícil. Pero siempre se puede aliviar el sufrimiento con distintos métodos. Por ejemplo: La esquizofrenia, un trastorno grave, puede tratarse. Se puede ayudar a las personas que sufren esquizofrenia con medicamentos para reducir los síntomas. Las recaídas pueden evitarse adoptando medidas de índoles psicosocial dirigidas a toda la familia.

No basta con atender solo a la persona que sufre. La familia necesita ayuda también para asegurar su buen funcionamiento y bienestar, por lo que es preciso crear más servicios para las familias en todos los países.

MITO: "LOS TRASTORNOS MENTALES Y CEREBRALES NO SON MAS QUE UN PRODUCTO DE LA IMAGINACIÓN..."

REALIDAD: "SON AFECCIONES REALES QUE CAUSAN SUFRIMIENTO Y DISCAPACIDAD."

Las enfermedades mentales y los trastornos cerebrales provocan sufrimientos y discapacidades, e incluso pueden acortar la vida, como se observa en los episodios de depresión posteriores a un ataque cardíaco, las afecciones del hígado resultantes de la dependencia del alcohol o los casos de suicidio. Se calcula que en el año 2000, se produjo un suicidio cada 40 segundos. Muchas veces la existencia de un trastorno mental o cerebral se mantiene oculta, por voluntad del paciente o simplemente porque éste o sus familiares no lo reconocen como una enfermedad. Sin embargo, los exámenes mediante imágenes del cerebro han permitido identificar la subestructura anormal subyacente de muchos trastornos. En consecuencia, negar su existencia equivale a negar que existe el cáncer porque no se puede ver las células anormales sin un microscopio. Las enfermedades mentales se pueden diagnosticar y tratar antes de que sea demasiado tarde.

MITO: "DEBEMOS LIMITARNOS A ENCERRAR A LAS PERSONAS QUE SUFREN UNA ENFERMEDAD MENTAL..."

REALIDAD: "LAS PERSONAS AQUEJADAS DE UNA ENFERMEDAD MENTAL PUEDEN DESARROLLAR SUS FUNCIONES Y NO SE LES DEBE AISLAR."

El tratamiento de las enfermedades mentales se relaciona muy a menudo con los hospitales psiquiátricos. Sigue habiendo establecimientos que violan los derechos fundamentales de la persona y atentan contra su dignidad mediante tratamientos inhumanos. Con demasiada frecuencia se considera que el abandono, la reclusión o el aislamiento son la única solución al problema que plantea una persona enferma.

Sin embargo, los hechos muestran que las personas aquejadas de una enfermedad mental o un trastorno cerebral pueden mejorar y hacer una aportación útil a la sociedad.